La Santa Sede pide más generosidad en la colecta para los Santos Lugares

La Congregación para las Iglesias Orientales subraya la preocupación del Papa por la situación en Oriente Medio

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 801 hits

Un año más la Congregación para las Iglesias Orientales se hace portavoz de las necesidades pastorales, educativas, asistenciales y caritativas de los Santos Lugares. A través de un comunicado, este dicasterio vaticano ha dado a conocer hoy que el cardenal Leonardo Sandri ha enviado una carta a los obispos en la que anuncia la tradicional colecta para Tierra Santa que se realizará el próximo Viernes Santo.

Acogiendo la preocupación expresada en varias ocasiones por el papa Francisco, la Congregación para las Iglesias Orientales invita a las Iglesias particulares de todo el mundo a expresar durante la Cuaresma una “especial cercanía” espiritual y material con los cristianos que viven en la tierra de Jesús y en Oriente Medio.

El pasado 21 de noviembre, en la audiencia concedida a la Sesión Plenaria de este dicasterio vaticano, el Santo Padre observó que: “Siria, Irak, Egipto, y otras zonas de Tierra Santa, a veces derraman lágrimas” y añadió que: “el Obispo de Roma no descansará mientras haya hombres y mujeres, de cualquier religión, ofendidos en su dignidad, privados de lo necesario para la supervivencia, sin futuro, forzados a la condición de desplazados y refugiados”.

Este año la colecta para Tierra Santa debe, por tanto, ser sostenida de un modo “aún más generoso por los pastores y los fieles de toda la comunidad católica”. 

La espera cuaresmal de la Pascua del Señor ciertamente es una ocasión propicia para sensibilizar a la Iglesia entera sobre la difícil situación que atraviesan los hermanos y hermanas en aquellas tierras, promoviendo iniciativas concretas de oración y de caridad fraterna.

Desde hace muchos años la celebración del Viernes Santo está asociada con la urgente necesidad de sostener a las "piedras vivas" de los Santos Lugares de todos los modos posibles, y de manera particular invocando para todos los que sufren la paz que viene de lo Alto.

Aun así, cada diócesis podrá hallar otros momentos adecuados para expresar su solicitud hacia las comunidades de fieles presentes en en la Tierra de la Redención.