La Santa Sede pide poner las tecnologías de la comunicación al servicio de la paz

En la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información

| 819 hits

GINEBRA, 14 de diciembre de 2003 (ZENIT.org).- La Santa Sede ilustró ante la primera fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (The first phase of the World Summit on the Information Society) los principios fundamentales para que las tecnologías de las información y la comunicación se conviertan en instrumentos de paz.



Fueron expuestos por el arzobispo John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y jefe de la Delegación de la Santa Sede, en la reunión que se celebró en Ginebra del 10 al 12 de diciembre, bajo el patronato de la Secretaría General de la ONU, organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

«Mi delegación está particularmente interesada en el papel de los medios de comunicación y de las tecnologías de información y comunicación en la preservación y en la construcción de la paz», reconoció el arzobispo estadounidense en su intervención.

«En estos momentos --reconoció--, no podemos construir una paz duradera sin la cooperación de las redes de comunicación. Pueden servir a la cultura del diálogo, de la participación, de la solidaridad y la reconciliación sin los cuales no puede florecer la paz».

«En lugar de transmitir violencia, inmoralidad y superficialidad», sugirió el representante papal, los medios de comunicación «podrían promover un uso más abierto y respetuoso de las tecnologías de la información y la comunicación para construir un mejor conocimiento recíproco y respetar y promover la reconciliación y una relación más provechosa entre pueblos de diferentes cultural, ideologías y religiones».

«La tecnología es un medio: nosotros tenemos la responsabilidad de utilizarlo para que, en esta era de la comunicación, avance entre todos los pueblos la búsqueda de la verdad y de la auténtica libertad», afirmó.

En este sentido, monseñor Foley recordó los «tres fundamentos morales básicos de las comunicaciones»: «la primordial importancia de la verdad, de la dignidad de la persona humana y de la promoción del bien común».

Estos principios, recordó, explican el compromiso por hacer que las nuevas tecnologías puedan ser accesibles a todas las personas y sociedades.

El arzobispo aplaudió el acuerdo alcanzado sobre las «Dimensiones éticas de la Sociedad de la Información» (números 56-59) en la Declaración de Principios de la Conferencia.

El documento condena el uso de las tecnologías de la información y la comunicación para cometer acciones «ilegales» u «otros actos motivados por el racismo, la discriminación racial, la xenofobia, y la intolerancia, el odio, la violencia que ello entraña, todo tipo de abuso infantil, incluidas la pedofilia y la pornografía infantil, así como el tráfico y la explotación de seres humanos».

Más información http://www.itu.int/wsis/index-es.html.