La Santa Sede pide que las nuevas tecnologías den voz quienes no la tienen

Intervención del arzobispo Foley en la cumbre sobre la sociedad de la información

| 715 hits

TÚNEZ, viernes, 18 de noviembre de 2005 (ZENIT.org).- La Santa Sed pidió este viernes en la cumbre mundial sobre la sociedad de la información que las nuevas tecnologías sirvan para dar voz a quienes no la tienen.



Al tomar la palabra el arzobispo John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, calificó la cumbre organizada por las Naciones Unidas como «una oportunidad única sobre cómo orientar la sociedad de la información hacia un desarrollo constructivo, y sobre cómo evitar pasos errados».

Según el prelado estadounidense, este proceso «ofrece la oportunidad de conectar y asistir a quienes viven en las regiones más pobres y aisladas del mundo y de ofrecer una voz a quienes en el pasado con frecuencia no han sido escuchados o han sido olvidados».

«Por el contrario, si este proceso sólo nuevas oportunidades para quienes ya disfrutan de un buen nivel de vida y de excelentes posibilidades de comunicación, entonces nuestro trabajo habrá fracasado», reconoció.

La «brecha digital» que separa a los países desarrollados de los que se encuentran en vías de desarrollo, exige «un esfuerzo conjunto de toda la comunidad internacional», consideró monseñor Foley.

«Los países más desarrollados deberían asumir la responsabilidad de ayudar a las naciones menos desarrolladas a acelerar el proceso de informatización y de acceso a las nuevos medios de comunicación a través de apoyo financiero, de la transferencia de tecnologías de la información, de medidas comerciales y de la cooperación cultural», propuso.

El prelado puso como ejemplo de compromiso en este campo la labor realizada por la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL), institución promovida por el Consejo Pontificio par las Comunicaciones Sociales y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Esta red, explicó, «ha hecho que las aldeas más remotas de la selva amazónica y de las cumbres de los Andes no sólo puedan acceder a la información, sino que además ha puesto a su alcance tesoros culturales, que antes sólo se encontraban en unas cuantas bibliotecas».

La cumbre de la sociedad de la información ha adoptado el «Compromiso de Túnez» en el que se aboga por una sociedad «centrada en la persona, abierta a todos y orientada al desarrollo».