La Santa Sede pide una zona libre de armas nucleares en el Medio Oriente

Mons. Mamberti en la ONU: 'Hay que recuperar la confianza mutua' y recordó las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán

Roma, (Zenit.org) Redacción | 578 hits

El secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, arzobispo Dominique Mamberti, manifestó la postura de la Santa Sede por una "eliminación total de las armas nucleares" y otorga "su máximo apoyo a los esfuerzos de establecer una zona libre de estas armas” en el Medio Oriente, mostrando así su preocupación por los recientes acontecimientos en la región.

La postura del Vaticano fue expresada por monseñor Mamberti durante la 57ª Conferencia General del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que se celebra en Viena, según un comunicado publicado ayer por la sala de prensa vaticana.

Un llamado a la paz

La nota difundida informa que Mamberti se extendió sobre la idea de que “la Santa Sede comparte el pensamiento y los sentimientos de la mayor parte de los hombres y mujeres de buena voluntad que aspiran a la eliminación total de las armas nucleares".

"Por lo tanto -dijo- queremos utilizar este momento para renovar nuestra invitación a los lideres de las naciones, para que pongan fin a la producción de armas nucleares y para que no utilicen los materiales nucleares con fines militares para actividades pacíficas”.

El representante de la Santa Sede finalizó su discurso recordando las recientes negociaciones sobre el programa nuclear de Irán y reiteró la firme convicción de la Santa Sede de la utilización de canales diplomáticos para superar las actuales dificultades, Para “superar los diversos obstáculos que objetivamente impiden la confianza mutua”.

El secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano también se refirió a los últimos acontecimientos en las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán.

El prelado recordó en su intervención que este año se cumple el L aniversario de la encíclica Pacem in Terris del beato papa Juan XXIII, e invitó a los presentes a preguntarse si “realmente hoy vivimos en un mundo más seguro y más protegido respecto a hace algunas épocas”.