La Santa Sede publicará el documento «Ética en Internet»

Revelaciones del arzobispo John Foley en Torreciudad

| 520 hits

MADRID, 20 sep (ZENIT.org).- El arzobispo John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, anunció en el santuario de Torreciudad (España), el domingo pasado, que la Santa Sede está preparando un documento sobre la «Etica en Internet», cuya elaboración espera que concluya en el año 2001.



De este modo, el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales continuará con la serie de documentos que comenzó en 1997 con «Ética en la publicidad» y que continuó con la publicación, el 2 de junio de 2000 de «Ética en las comunicaciones sociales».

El «ministro» para las comunicaciones de Juan Pablo II acudió a ese centro mariano, que conmemora su 25 aniversario, para celebrar junto a unas quince mil personas la XII Jornada de la Familia.

«La Iglesia es partidaria de que Internet difunda contenidos moralmente aceptables --dijo--. Las nuevas tecnologías son un gran medio para llegar a los hogares con el mensaje del Evangelio, lo que supone un gran reto para la Iglesia desarrollar la labor pastoral a través de Internet».

Monseñor Foley confía en la posibilidad de navegar «sin que se violen los derechos humanos de las personas» y reconoció que «los navegantes tienen derecho a disfrutar de contenidos limpios que además puedan portar una gran riqueza moral».

De hecho, el acontecimiento pudo ser seguido en tiempo real por Internet a través de la página web del santuario: http://www.torreciudad.org.

Más tarde, en declaraciones concedidas al diario «La Razón» explicó que la Iglesia «tiene sus propios canales de comunicación y es necesario mantenerlos, incluso impulsar medios especializados. También queremos seguir penetrando con fuerza en los grandes medios generales seculares, partiendo de unas relaciones públicas auténticas, honestas, para hacer llegar a más gente el mensaje cristiano».

Al ser preguntado sobre la influencia de la Iglesia en los medios de comunicación, el arzobispo norteamericano apostilló que tras el documento publicado hace tres años sobre «Ética en la Publicidad», «he recibido numerosas invitaciones de foros y asociaciones profesionales no religiosas de todo el mundo para comentar este documento, lo que demuestra una sensibilidad y una necesidad de pautas orientadoras en los profesionales de la comunicación. Lo que más ha sorprendido es que la Iglesia comenzara hablando de las ventajas y aspectos positivos de la publicidad. Pero es que la Iglesia es experta en publicidad, que se traduce en la palabra evangelización: creemos en nuestro mensaje y podemos prometer además la garantía de que dura siempre».