La Santa Sede ratifica la libertad para la Iglesia en Eslovaquia

Encuentro del Papa con el presidente Rudolf Schuster

| 326 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 19 dic 2000 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha auspiciado un «profundo espíritu de colaboración constructiva» entre la República de Eslovaquia y la Iglesia católica, al ratificar ayer el concordato firmado por ese país y la Santa Sede.



La ceremonia de ratificación tuvo lugar en el Vaticano y contó con la presencia del presidente eslovaco, Rudolf Schuster.

Con este acuerdo entre la Iglesia y el Estado, subrayó Juan Pablo II durante una audiencia concedida al mandatario, «comienza una nueva etapa en la relaciones recíprocas entre la Santa Sede y la República Eslovaca».

Tras los años del comunismo, añadió, la Iglesia goza ahora de libertad --y el acuerdo viene a ratificarlo-- para «cooperar junto a las demás fuerzas vivas de la sociedad en el bien espiritual y material de la persona y con el bien común».

El Concordato prevé perspectivas de colaboración para la formación de los jóvenes, algo en lo que quiso insistir particularmente el Papa en su encuentro con la delegación eslovaca.

Tras el final de la represión sufrida bajo el régimen comunista, la Iglesia cuenta en la República Eslovaca con 160 nuevas escuelas católicas y cien nuevos sacerdotes ordenados en la última década.

Eslovaquia, república situada en el corazón de Europa, cuenta con 5.392.982 habitantes. Según las estadísticas, el 63,7% son católicos. Los ciudadanos que no se identifican con ninguna religión son el 9,7%, mientras que los protestantes son el 8,4%. Cuenta también con un 4,1% de ortodoxos griegos o rusos. Las estadísticas oficiales engloban con la voz «otros» al 14,1% de la población.

Eslovaquia se separó pacíficamente de la República Checa el 1 de enero de 1993.