La Santa Sede reunirá a actores y directores de cine con motivo del Jubileo

En plena preparación la jornada jubilar del mundo del espectáculo

| 487 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 4 septiembre (ZENIT.org).- En estos momentos, se encuentran en plena ebullición los preparativos para el Jubileo del mundo del espectáculo, que se celebrará en Roma del 15 al 17 de diciembre.



A las jornadas jubilares, que culminarán con el encuentro con el Papa, están invitados actores, directores, productores del mundo de la grande y pequeña pantalla, así como del escenario. Se esperan grandes nombres, ahora bien, siguiendo el espíritu del Jubileo, todos vendrán a Roma como peregrinos. Se evitará, por tanto, todo favoritismo, independientemente de la fama de cada uno.

Los peregrinos de este Jubileo, el último por categoría del año santo, serán acogidos el 15 de diciembre en la basílica de Santa María la Mayor, a las 10 de la mañana, en un momento de oración. En la tarde de ese día, en la iglesia de la Santa Cruz de Jerusalén, renovarán sus promesas bautismales y participarán en una celebración penitencial comunitaria, en la que se ofrecerá la posibilidad de acercarse al sacramento de la confesión. La celebración eucarística con la que concluye este primer día tendrá lugar en la catedral del Papa, la basílica de San Juan de Letrán.

En la mañana del sábado, está prevista una celebración ecuménica en la que se evocarán los dos milenios de la vida cristiana en la sala de audiencias generales del Vaticano. En la tarde, se recordarán a los mártires de la fe en los estudios de la Titanus, empresa de producción cinematográfica con sede en Roma. En ese mismo ambiente profesional, se ofrecerá a estos hombres del mundo del espectáculo la posibilidad de expresar, a través del lenguaje artístico, los motivos que les han llevado a acoger la invitación del Santo Padre a participar en el Jubileo.

El domingo 17 de diciembre, tras la celebración de la eucaristía en la basílica de San Pablo Extramuros, tendrá lugar la audiencia final con Juan Pablo II.

«El mundo del espectáculo es un árbol de muchas ramas: cine, televisión, teatro, danza, circo, etc. --explica monseñor Enrique Planas, director de la Filmoteca Vaticana y encargado de la organización del acontecimiento--. A través del lenguaje expresivo más adecuado para cada una de estas ramas, todos estos profesionales están llamados a vivir un momento de alegría, que en esta ocasión jubilar asume una dimensión espiritual sumamente elevada, y que providencialmente se celebra precisamente a finales del año 2000. El Jubileo del mundo del espectáculo será uno de los últimos en el calendario y esto significa que se nos ha dado todo un año de preparación; hemos podido cultivar el espíritu del acontecimiento, aprender de las jornadas jubilares precedentes, y sentir la emoción de ser llamados a participar, reflexionando en la gracia de pertenecer a la Iglesia, junto al Santo Padre».