La sensibilidad española por los derechos humanos mira a Oriente

En la mira de HazteOir y MasLibres, tierras de persecución: Siria, Irak, Paquistán, India

Madrid, (Zenit.org) Nieves San Martín | 583 hits

 Más de medio millón de españoles viajan a Oriente a través de los ojos de dos enviados de las plataformas pro derechos humanos HazteOir y MasLibres. Son los socios de estas asociaciones financiadas enteramente con ayuda privada. A través de las crónicas de Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir, y Miguel Vidal, van conociendo de cerca en qué momento está el proceso de liberación de la madre de familia encarcelada injustamente en… Asia Bibi y otros casos sangrantes de persecución a cristianos en estos países.

Los enviados de Hazteoir y Maslibres han comprobarán in situ, entre otras cosas, la situación de los cristianos perseguidos en esos países. Últimamente las impresionantes imágenes que hicieron llorar al papa Francisco de la crucifixión de cristianos en Siria, son el culmen de sucesos que no dejan de repetirse desde los primeros años de las comunidades primitivas cristianas pero que, desde el siglo XX, y lo que llevamos de siglo XXI, han producido el mayor número de mártires de toda la historia de la Iglesia católica.

Ahora, la situación de estos miembros de la comunidad eclesial universal, llega a quienes apoyan a estas plataformas que luchan por la libertad religiosa, a través de epístolas que envían los viajeros: “Lo primero que hemos hecho es dar gracias a Dios por habernos traído hasta aquí. Lo segundo, escribirte para decirte que tú nos has proporcionado el impulso para hacer este viaje. Lo has hecho con tu decisión de ayudar hasta el final a Asia Bibi, con tu movilización durante estos cuatro años, con tu apoyo económico a esta causa”.

“Ignacio Arsuaga y yo [Miguel Vidal], acabamos de aterrizar en el aeropuerto Allama Iqbal de Lahore, en la región pakistaní del Punjab. Estamos a ocho mil kilómetros de España”.

“El viaje ha sido largo. Tras atravesar toda Europa, hemos llegado al Mar Negro a través de la desembocadura del Danubio. Y después de cruzar este nuevo foco de conflicto internacional, nos hemos adentrado en tierras de persecución. Aleppo, Homs, los cristianos martirizados por los rebeldes fundamentalistas que combaten al dictador sirio. Y el Tigris, y Babilonia, y Bagdad”.

“En los mapas de la compañía aérea, con base en la península arábiga, no figura un solo nombre de Tierra Santa. Hay minuciosas referencias incluso a pequeñas ciudades árabes, a lagos o ríos, pero se ha borrado todo rastro de Jerusalén. En lugar del Jordán, Amman. En lugar del lago Tiberiades, Beirut”.

“Salimos ayer de madrugada del aeropuerto de Madrid. Aquí ahora son las 5 de la madrugada. Una de las maletas, en la que aparte de efectos personales, llevábamos cargadores y baterías para grabar, ha desaparecido en el trayecto entre Madrid, París, Abu Dhabi y Lahore. Y a la entrada de Lahore nos han retenido por dos veces en sendos puestos de control del ejército”.

“Estamos cansados por las 20 largas horas de viaje, y nerviosos e impacientes, deseando ver a las personas que aquí aguardan tu llegada”.

“Porque ambos somos muy conscientes de que no hemos viajado solos: tú estás aquí con nosotros, en esta noche calurosa y lejana de Pakistán”.

“Y trataré de que te sientas aquí todo el tiempo –escriben dirigiéndose en primera persona a cada socio de las plataformas: te escribiré con cada novedad, te enviaré constantemente fotos y, si es posible, también videos, para que sigas al minuto lo que vamos a vivir en este país”.

“Todo lo que nos hemos tenido que callar hasta ahora, intentaremos compensarlo en los próximos días para que sepas, con total transparencia, cómo se desarrolla en Pakistán la campaña de movilización por la liberación de Asia Bibi”.

“Muy cerca de donde estamos ahora se encuentra la casa donde vive la familia de Asia Bibi. Cuando se haga de día iremos a visitarlos. De momento nos vamos al hotel. Vamos a aprovechar para descansar las cuatro horas que nos quedan antes de que acudamos a la primera cita, en casa de Asia Bibi”.

Como recordarán los lectores de ZENIT, Asia Bibi se ha hecho famosa en el mundo entero por la especial injusticia que provocó su juicio por presunta blasfemia. Su diario desde la cárcel ha sido leído y traducido en muchos países. Una mujer valerosa que no pierde la fe y que se sabe apoyada por la comunidad cristiana mundial, incluido el papa que en varias ocasiones se ha referido a ella.

“En la lengua urdu, Pakistán quiere decir ‘la tierra de los puros’. Desde aquí pedimos al Señor que así sea, y de este modo el viaje que ahora empieza dé frutos”, siguen los cronistas: “Porque tus convicciones, las nuestras, nos impulsan a apoyar a las personas perseguidas por motivos religiosos...; porque nuestra fe nos empuja a dar testimonio junto a nuestros hermanos perseguidos...; porque seguimos comprometidos a hacer lo indecible para tratar de liberar a Asia Bibi...; porque hemos asumido como un asunto no negociable la defensa de la libertad más atacada: la libertad religiosa...; porque no queremos ser cómplices de esta época nuestra, la de mayor persecución de cristianos de toda la historia, la más prolífica en mártires...”.

“Por todo ello seguiremos peleando con tu ayuda, desde España y desde donde haga falta, rebosantes de esperanza porque ponemos nuestros esfuerzos en manos de Dios”.

“Nos quedan tres horas para echar una cabezada. Si los nervios nos lo permiten, porque a esa hora hemos quedado con la familia de Asia Bibi.¿Cuántas veces te he dado las gracias por apoyar la liberación de esta cristiana perseguida? ¡Pues son pocas!”

¡¡¡Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias!!!”.

HazteOir.org se financia exclusivamente con las aportaciones de sus socios y donantes. No reciben ayudas, ni subvenciones, ni, según aseguran, tienen detrás “a ningún lobby o corporación” que costee su actividad.

Según sus datos, tienen detrás a 500.000 personas que trabajan para defender la vida, la familia y las libertades fundamentales en España y en todo el mundo.