La sentencia que veta el crucifijo moviliza a la Iglesia Ortodoxa Griega

El primado Ieronymos, dispuesto a convocar un Sínodo extraordinario

| 2887 hits

ATENAS, lunes, 16 noviembre 2009 (ZENIT.org).- El primado de la Iglesia Ortodoxa Griega Ieronymos II se ha declarado dispuesto a convocar un Sínodo extraordinario para diseñar un plan de acción contra la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que veta el crucifijo en las escuelas.

“No son sólo las minorías las que tienen derechos; los derechos son también de las mayorías”, dijo el primado en una declaración recogida por numerosas agencias de prensa y de la que hoy informa el diario vaticano “L’Osservatore Romano”.

La sentencia del Tribunal se produjo tras serle presentado un caso en Italia y decretó que la exposición del crucifijo en las aulas escolares viola el derecho de los padres a la educación de sus hijos y restringe la libertad de pensamiento y de religión de los alumnos.

Ieronymos se ha declarado dispuesto a convocar un Sínodo extraordinario, la próxima semana, para diseñar un plan de acción en el temor de que esta sentencia pueda constituir un precedente también para Grecia. Y ha hecho un llamamiento a los católicos para contrarrestar esta “amenaza a los símbolos cristianos”, contra aquellos jueces “que ignoran el papel del cristianismo en la formación de la identidad de Europa”.

La toma de posición del primado ortodoxo sigue a un intento por parte del Observatorio para la aplicación de los Acuerdos de Helsinki en Grecia (Espe) de hacer ordenar desde un tribunal, tras la decisión europea sobre Italia, la retirada de todos los símbolos religiosos de las escuelas, edificios públicos y salas de justicia.

Respecto a estas últimas, el Espe ha pedido además eliminar la presencia del Evangelio de la fórmula de juramento para los testigos. El tribunal de Atenas –indica la agencia Ansa- rechazó la petición por falta de jurisprudencia, pero no excluyó volver a examinarla si la sentencia europea se hiciera definitiva.

Por su parte, la coalición de izquierda (Syriza) ha preguntado al Gobierno cómo piensa comportarse al respecto, subrayando que si la sentencia del Tribunal de Estrasburgo fuera definitiva, debería ser aplicada no sólo por Italia sino por todos los países europeos. La ministra de Educación, Anna Diamantopoulou, respondió que “el problema no está en el orden del día”, porque “los problemas de la escuela en Grecia son otros”.

El obispo ortodoxo de Thessaloniki, Anthimos, dijo que espera que el Gobierno recurra contra cualquier sentencia de tribunal griego o europeo que obligue a retirar los símbolos religiosos de las escuelas del país (generalmente consistentes en un icono del rostro de Cristo). Y el obispo Phthiotis, Nikolaos, advirtió que “pronto lo jóvenes no tendrán ya ningún símbolo que les proteja” y que “los ídolos del fútbol y del pop son pobres sucedáneos”.

La Iglesia Ortodoxa Griega a la que pertenece el 92% de la población, intervino recientemente también para denunciar como “injusta” la decisión de triplicar el impuesto sobre las propiedades, tomada por el Gobierno en el marco de un plan para resanar las cuentas públicas.

El Sínodo de los obispos, en una declaración, afirmó que, aún estando la Iglesia dispuesta a cumplir con su deber, la decisión de tasar las propiedades al 3 por mil, en lugar del precedente 1 por mil, la coloca en una situación de “desigualdad respecto a otras entidades legales”.

Por Nieves San Martín