La tenaza de la limpieza étnica se hace asfixiante en Indonesia

El obispo de Ambonia promueve la intervención internacional

| 966 hits

YAKARTA, 24 julio (ZENIT.org-FIDES).- Los cristianos están desapareciendo de Indonesia oriental. Fuentes de la agencia de la Santa Sede «Fides» informan que en el archipiélago de las Molucas sólo quedan grupos protestantes y católicos en tres zonas: Ambon, Molucas surorientales y Tobelo. En la isla de Seram la presencia cristiana se ha reducido en un 50%, Buru es totalmente musulmana.



La eliminación de la comunidad cristiana avanza en una «operación tenaza» que podría alcanzar su objetivo cuando los musulmanes logren eliminar la presencia de cristianos de la isla de Sulawesi, pues el norte y su capital Manado constituye el núcleo histórico cristiano, según ha explicado Ratty Sukit, pastor protestante de Manado, miembro del grupo «Madia», che trabaja para promover el diálogo entre cristianos y musulmanes.

En esta situación desesperada, monseñor Petrus Canisius Mandagi, obispo de Ambonia a regresado a Indonesia tras haber viajado por Europa para pedir una intervención internacional. «Me siento más aliviado, pues el presidente Wahid ha admitido la posibilidad de una intervención internacional, aunque sólo sea logística, para solucionar el problema de la crisis de las Molucas», ha declarado a «Fides».

Según el prelado, el problema de los derechos humanos ha sido la dimensión principal de su viaje. Monseñor Mandagi asegura que su campaña a favor de la intervención internacional en las Molucas cuenta con el apoyo de los musulmanes moderados, en particular de Nahdlatul Ulama, la organización islámica más grande de Indonesia, a la que pertenece el presidente Wahid.

En su campaña europea, comenzada a inicios del mes de julio, el obispo católico estuvo acompañado por los reverendos Sammy Titaley y Agustinus Aesh, pastores de las Iglesias protestante y evangélica en Maluku y Halmahera, y por el líder musulmán Lambang Triyono, profesor de la Universidad de Gajahmada en Yogyakarta.

La delegación ha escrito un mensaje a la ONU y a la Unión Europa, al Comisario para la ONU para los Derechos Humanos, Mary Robinson, los líderes dela Unión Europea, la Cámara de los Lores en Londres.