«La tortura degrada a todos los implicados»

Obispos firman una declaración contra esta práctica en Estados Unidos

| 531 hits

WASHINGTON, miércoles, 8 noviembre 2006 (ZENIT.org).- Monseñor William S. Skylstad, presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB), en representación de los obispos estadounidenses, se ha unido a otros líderes religiosos del país, de diversas confesiones, en el rechazo al uso de la tortura en Estados Unidos, dado que es una violación de la dignidad humana básica.



Según informa la Conferencia, el obispo firmó una declaración conjunta titulada «La Tortura es un asunto moral», promovida por la Campaña Nacional Religiosa contra la Tortura.

En el texto de la declaración se lee: «La tortura viola la dignidad básica de la persona humana que todas las religiones, en sus más altos ideales, tienen en gran estima. La tortura degrada a todos los implicados –responsables políticos, perpetradores y víctimas—».

La declaración añade que la tortura «contradice los más queridos valores de nuestra nación. Cualquier política que permita la tortura y el trato inhumano es chocante y moralmente intolerable».

«Lo que está en riesgo en la crisis de abuso de la tortura --subraya la declaración de los líderes religiosos-- es nada menos que el alma de nuestra nación. ¿Qué significa que la tortura sea condenada de palabra pero permitida de hecho? América debe abolir la tortura ahora, sin excepciones».

Entre los firmantes de la declaración se encuentran el rabino Alvin Berkun, presidente de la Asamblea Rabínica y otros líderes judíos; el obispo metropolita Christopher, de la Iglesia Ortodoxa Serbia en Estados Unidos y Canadá; el arzobispo Nicolae Condrea, de la Archidiócesis Ortodoxa Rumana en América y Canadá; el arzobispo Demetrios, primado de la Archidiócesis Griega Ortodoxa de América, así como líderes de las Iglesias Episcopal, Luterana, Baptista, Metodista, Presbiteriana.

Así mismo firman la declaración Ingrid Mattson, presidenta de la Sociedad Islámica de Norteamérica; Manmohan Singh, secretario general del Consejo Mundial Sij y otros muchos líderes religiosos.