La unidad no es fruto sólo del esfuerzo humano

Mensaje episcopal para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

| 1844 hits

MADRID, lunes 16 enero 2012 (ZENIT.org).- Los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española han hecho público un mensaje con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que se celebra del 18 al 25 de enero.

Los materiales de este año para la Semana de Oración por al Unidad de los Cristianos han sido preparados por un grupo ecuménico polaco teniendo muy presente la historia civil y religiosa de su país.

El texto bíblico que se ha tomado como referencia --”Todos seremos transformados por la victoria de nuestro Señor Jesucristo”- se encuentra en el capítulo quince de la primera Carta del apóstol Pablo a los Corintios en el que se habla de la resurrección de Cristo y sus efectos.

El apóstol exhorta a dar gracias a Dios que “por medio de nuestro Señor Jesucristo nos concede la victoria” (1Co 15, 57). No es una victoria fruto de nuestro esfuerzo humano, ni una victoria según los criterios mundanos de éxito y fracaso, sino una victoria conseguida por Jesús a través del misterio pascual y en la que participamos por la fe.

Para los distintos días del Octavario, los obispos españoles proponen temas para la meditación y la oración relacionados con el concepto de victoria visto a la luz de la fe y del misterio pascual.

Los obispos de la Comisión, que tiene también encomendados los temas relativos al ecumenismo y la unidad de los cristianos, consideran que “promover la unidad de todos los bautizados nos incumbe a todos” y exhortan a “ver este compromiso con los ojos de la fe y no según los criterios humanos de éxito y fracaso”.

“Este esfuerzo ecuménico también implica entrar en el dinamismo pascual de muerte y resurrección, configurándonos cada vez más a Cristo y dejándonos transformar por Él”, afirman los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales.

Se puede acceder al texto íntegro del mensaje, publicado en esta misma página, en el enlace:

http://www.zenit.org/article-41289?l=spanish.