La Universidad Católica de Roma crea un banco de células estaminales

Armoniza ética y nuevas técnicas de la biogenética

| 538 hits

ROMA, 20 nov (ZENIT.org).- La Universidad Católica de Roma comenzará inaugurará a partir del próximo mes de enero un banco de células madre o estaminales que servirá como material para la regeneración de órganos y tejidos humanos.



La noticia fue anunciada el sábado pasado por el profesor Salvatore Mancuso, director del Instituto de Ginecología de esa Universidad, durante el Congreso «Nuevas fronteras para la bioética: las biotecnologías», organizado en el quincuagésimo aniversario de la prestigiosa revista científica «Medicina y moral» (Cf. http://www.centrobioetica.org).

El proyecto prevé la extracción de células madre de la sangre del cordón umbilical. De este modo, se evitan las graves consecuencias éticas que implica las propuestas avaladas por el gobierno británico (Cf. «El ejecutivo de Tony Blair aprueba la clonación humana»).

que prevén la clonación de embriones humanos para utilizarlos como material de recambio.

La sangre de la placenta, que contiene células estaminales, será enviada al banco donde será adecuadamente conservado. Estas células no sólo ofrecerán extraordinarias posibilidades para las personas de quienes se ha utilizado el cordón umbilical, sino también para otros grupos sanguíneos compatibles.

Las células estaminales son las progenitoras de los elementos de la sangre y tienen una flexibilidad impresionante. De hecho, al desarrollarse, pueden convertirse en tejido muscular, en cartílagos y en vasos sanguíneos.

El Banco del cordón umbilical de la Universidad Católica de Roma comenzará a operar el 1 de enero del 2001 . Será el primero de Italia y uno de los pioneros en Europa.

Con esta iniciativa, como explicó el profesor Mancuso, la Universidad Católica quiere demostrar que desde el punto de vista científico y ético es posible hacer que avance la investigación sin necesidad de aplicar la clonación ni de utilizar de manera indiscriminada embriones creados únicamente para esta función.

En este sentido, monseñor Elio Sgreccia, vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida y director del Instituto de Bioética de la Universidad Católica de Roma, ha explicado en una entrevista concedida al diario italiano «Il Giornale» (19 de noviembre) que «las técnicas para utilizar las células estaminales extraídas del cordón umbilical representan un auténtico progreso científico».

«Ante todo --aclara--, porque ofrecen una especie de terapia preventiva y constituyen una reserva preciosa para combatir algunas enfermedades que podrían surgir en el futuro. Pero, sobre todo, porque estas técnicas ofrecen mayores posibilidades de éxito con respecto a las que se basan en la extracción de células madres de embriones».

Según monseñor Sgreccia «las hipótesis científicas sobre las que se basan las medidas promovidas por los gobiernos de Inglaterra y Estados Unidos carecen del fundamento necesario, tanto desde el punto de vista ético como experimental. La investigación premia el uso de células estaminales extraídas del cordón umbilical y demuestra que no es necesario sacrificar embriones».

Monseñor Sgreccia concluye explicando que «la utilización de embriones es éticamente inaceptable no sólo para quien es católico. «No es necesario ser creyente para reconocer que el embrión es, ante todo, un ser humano --explica--. No se puede tolerar que se "produzcan" seres humanos para que sean utilizados como simple depósito de células. Esto esta prohibido por los códigos internacionales».