La Universidad necesita jóvenes misioneros, reconoce el Papa

Más de mil estudiantes europeos se reúnen en Roma 

| 2845 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 13 de julio de 2009 (ZENIT.org).- "Sed siempre conscientes de vuestro potencial y, al mismo tiempo, de vuestra responsabilidad", recomendó este sábado Benedicto XVI a más de mil universitarios europeos. 

El Papa recibió en audiencia en el Vaticano a los participantes del primer Encuentro de Estudiantes Universitarios Europeos promovido por la comisión Catequesis-Escuela-Universidad del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa y organizado por el vicariato de Roma. 

En su discurso, les animó a "proseguir en el camino de elaboración cultural que San Benito intuyó como necesario para la maduración humana y cristiana de las poblaciones de Europa". 

Y les aseguró: "Esto puede realizarse si vosotros, como los discípulos de Emaús, encontráis al Señor resucitado en la experiencia eclesial concreta, y particularmente en la celebración eucarística". 

"Vuestro compromiso misionero en el ámbito universitario consiste, por tanto, en testimoniar el encuentro personal que habéis tenido con Jesucristo", destacó. 

Sobre el ámbito universitario, el Papa constató que "en la Universidad, la presencia cristiana se hace cada vez más exigente y al mismo tiempo fascinante". 

Y esto es así, prosiguió, "porque la fe está llamada, como en los siglos pasados, a prestar su insustituible servicio al conocimiento que, en la sociedad contemporánea, es el verdadero motor del desarrollo". 

En este sentido, Benedicto XVI afirmó que "del conocimiento, enriquecido con la aportación de la fe, depende la capacidad de un pueblo de saber mirar al futuro con esperanza, superando las tentaciones de una visión puramente materialista de nuestra esencia y de la historia". 

"Trabajar para el desarrollo del conocimiento es la vocación específica de la Universidad, y requiere cualidades morales y espirituales cada vez más elevadas frente a la vastedad y la complejidad del saber de la humanidad", declaró. 

El Papa se dirigió a los jóvenes presentes con palabras de esperanza: "vosotros sois el futuro de Europa", les dijo.  

Y les pidió: "invertir vuestros mejores recursos, no sólo intelectuales, para consolidar vuestra personalidad y para contribuir al bien común". 

"Contribuid, junto a vuestros profesores, a crear laboratorios de la fe y de la cultura, compartiendo la fatiga del estudio y de la investigación con todos los amigos que os encontréis en la Universidad", añadió. 

La expresión "laboratorio de la fe" fue utilizada por el Papa Juan Pablo II en la vigilia de Tor Vergata celebrada en agosto del año 2000, en el Jubileo de los Jóvenes. 

Las siguientes Jornadas Mundiales de la Juventud se han calificado posteriormente como "laboratorios de la fe", lugares donde se vive la experiencia de la fe. 

Benedicto XVI también aseguró a los estudiantes que "la Iglesia en Europa confía mucho en el compromiso apostólico de todos vosotros, consciente de los desafíos y de las dificultades, pero también de tantos potenciales de la acción pastoral en el ámbito universitario". 

La audiencia del Papa se convirtió  en uno de los momentos centrales del encuentro, celebrado en la universidad romana de Tor Vergata la semana pasada, del 9 al 12 de julio. 

Más de mil jóvenes de 31 naciones europeas reflexionaron sobre el tema "Nuevos discípulos de Emaús. Como cristianos en la universidad". 

En la audiencia, el Papa auspició: "vuestro encuentro de estos días en Roma podrá indicar ulteriores etapas por recorrer para una planificación más orgánica, que favorezca la participación y la comunión entre las diversas experiencias que ya funcionan en tantos países". 

Tras el encuentro con el Papa, los jóvenes celebraron, en la Basílica de San Pedro, la Eucaristía, presidida por el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano. 

Las jornadas empezaron el jueves con una misa en la Basílica lateranense. El encuentro introductorio contó con la participación del alcalde de Roma, Gianni Alemanno. 

Los universitarios reflexionaron sobre el encuentro entre el Señor y los discípulos de Emaús, y su actualidad para los jóvenes apóstoles del nuevo milenio. 

Abordaron temas como los nuevos desafíos de la ciencia y de la tecnología, las raíces cristianas de Europa, las tendencias actuales de la cultura contemporánea y la misión evangelizadora de los jóvenes universitarios del nuevo milenio. 

Uno de los participantes destacaba a ZENIT durante el encuentro: "Los discípulos de Emaús reconocieron a Jesús al partir el pan". 

Y añadía: "Este encuentro pleno debe también ser solicitado en la vida de nuestras universidades y se acompaña de dos experiencias fundamentales: Palabra y Eucaristía". 

Algunos de los países representados en el encuentro han sido Albania, Bélgica, Bosnia Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Chipre, Finlandia, Francia, Alemania, Inglaterra, Grecia, Irlanda, España, Malta, Holanda, Polonia, República Checa, Rumania, Rusia, Eslovaquia, Eslovenia, Suiza, Suecia, y Letonia.