La Universidad puede contribuir a superar divisiones, afirma monseñor Grab

En el Simposio «Universidad e Iglesia en Europa» que se celebra en Roma

| 887 hits

ROMA, 18 julio 2003 (ZENIT.org).- De acuerdo con el presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas (CCEE), en un mundo universitario «formado por vidas paralelas que raramente se encuentran» es esencial una «investigación ecuménica» capaz de superar la «tensión entre unidad y división» típica de la Europa contemporánea.



De hecho, en el contexto universitario dominan «la desintegración del proyecto de una ciencia universal propio de las primeras grandes universidades», la «especialización» y la «fragmentación del saber».

Así se expresó monseñor Amédée Grab al introducir los trabajos del Simposio internacional sobre «Universidad e Iglesia en Europa» que hasta el domingo acoge la Universidad Pontificia Lateranense con la participación de 1400 personas de 40 países.

«En el momento en que la Unión Europea se está ampliando –observó monseñor Grab--, muchos sienten la necesidad de afirmar su propia identidad, cultura e idioma. Es muy difícil gestionar la unión respetando al mismo tiempo todas las diferencias».

El obispo de Chur (Suiza) reconoció también el temor en muchas personas derivado «de la experiencia, vivida en muchas esferas de la vida, de la desintegración de las relaciones humanas», recogió el jueves la agencia «Sir».

De aquí la necesidad de una «investigación ecuménica» a partir del «servicio del pensamiento» propio de las universidades y en la perspectiva del «humanismo cristiano» deseado por el Papa.

«La reconstrucción de una universalidad de los programas de estudio –concluyó el presidente del CCEE— sería también una gran contribución a la reconstrucción de la política como instrumento y ministerio de la reconciliación, del diálogo y de la unidad».