La vida monástica se acerca a los telespectadores británicos en tres episodios

Cinco hombres viven 40 días en una abadía por iniciativa de la BBC

| 758 hits

LONDRES, miércoles, 11 mayo 2005 (ZENIT.org).- La experiencia de cinco hombres de entornos diversos, que han pasado 40 días en una abadía benedictina ateniéndose a la regla de San Benito, ha sido recogida en tres episodios de una serie de BBC TWO –televisión pública británica-- llamada «The Monastery», en emisión estos días.



La serie sigue a los cinco participantes en este itinerario espiritual en un monasterio benedictino a fin de descubrir qué puede ofrecer la tradición monástica de 1.500 años a las nuevas generaciones, explica «Catholic Communications Network» --la oficina de relaciones con los medios de la Conferencia episcopal católica de Inglaterra y Gales--.

«The Monastery» se ha rodado en la Abadía de Worth, cerca de Crawley, West Sussex. Veintidós monjes benedictinos forman su comunidad.

Un punto en común tenían los cinco participantes: el deseo de comprobar si la vida tiene un significado mayor. De todos ellos se ha esperado el respeto a las normas de la abadía, con un estricto horario de enseñanza, estudio, oración y trabajo diario. El programa hace el seguimiento para comprobar si lo que aprenden puede transformar sus vidas.

Entre los cinco participantes está Tony Burke, de 29 años, sin formación religiosa ni fe. Soltero, reside en Londres. Trabaja en el entorno publicitario. Ha vivido y ha salido mucho de fiesta en los años recientes, pero se estaba replanteando su actitud. De su paso por el monasterio espera descubrir lo que está bien y mal y lograr conocimientos sólidos para los siguientes 29 años de su vida, explican los promotores.

Por su parte, Gary MacCormick, soltero de 36 años, es un pintor y decorador de Cornwall. Originario de Belfast, estuvo involucrado en la «UDA» --Asociación para la Defensa del Ulster (un grupo paramilitar de Irlanda del Norte)-- en su juventud. Pasó mucho tiempo en prisión, donde descubrió la fe. Su expectativa: reparar el daño de los años transcurridos en la cárcel, superar el dolor del pasado y cambiar su vida.

Otro participante soltero, Nick Buxton, de 37 años, en cambio está haciendo el doctorado en Budismo en la Universidad de Cambridge. Ha estado en búsqueda espiritual los últimos diez años. Recientemente volvió a sus raíces anglicanas, pero parte de él no creía en lo que hacía y luchaba por dar un salto de fe.

Anthoney Wright, de Londres, soltero de 32 años, obtiene importantes ingresos trabajando para una editorial jurídica. Criado por su abuela, buscaba superar las circunstancias de su educación. Para él la experiencia monástica se presenta como una oportunidad de buscar paz interior.

Mientras que dar respuesta a la pregunta última --«¿Cuál es el sentido de la vida?»-- y encontrar orientación espiritual en el monasterio eran las expectativas de Peter Gruffydd, casado, poeta editado y profesor jubilado en Bristol. En su juventud había rechazado la fe.

Los monjes no sabían quiénes serían sus invitados.

El padre Christopher Jamison, abad de Worth, comenta por su parte: «Vimos en este proyecto una oportunidad para descubrir qué ofrece nuestra vida diaria a la gente que no comparte nuestras creencias».

«Teníamos distintas expectativas respecto a los participantes y los espectadores», añade, según cita la BBC.

Respecto a los participantes, esperaban que se descubrieran a sí mismos y que encontraran a Dios. «Esta expectativa se cumplió hasta el punto que nos sorprendió a todos nosotros; la historia de su evolución está conmovedoramente reflejada en los programas», apunta el abad.

«Se han introducido en la vida del monasterio más bien con rapidez. Si bien la regla del silencio para alguno fue difícil de aceptar. Al final de las seis semanas todos han testimoniado un cambio y el deseo de llevar la experiencia a sus lugares de vida», cuenta el padre Luke, quien siguió de cerca a los cinco voluntarios –según recoge SIR, el servicio de información del episcopado italiano--.

En la noche del martes se emitió el primer episodio de la serie de BBC TWO. Los siguientes están programados para el 17 y el 24 de mayo.