La Virgen de Fátima llega a Roma

El Papa pondrá en sus manos el tercer milenio

| 1607 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 5 oct (ZENIT.org).- Roma y especialmente el Vaticano se han movilizado para recibir mañana, viernes, la estatua de la Virgen de Fátima, que viene de Portugal, con motivo del Jubileo de los Obispos (6-8 de octubre). El domingo próximo, Juan Pablo II pondrá, en un acto solemne, la Iglesia y el tercer milenio en manos de María.



La imagen de Fátima permanecerá en Roma tres días, del 6 al 8 de octubre, y regresará a Portugal el lunes por la mañana, después de haber recibido el homenaje del Papa y de los peregrinos del Jubileo.

La Virgen, que llegará al aeropuerto de Ciampino, será transportada mañana de manera privada al Vaticano. En primer lugar, será llevada al apartamento de Juan Pablo II, quien pasará ante la estatua prolongados e intensos momentos de oración.

El sábado por la mañana, memoria litúrgica de la Virgen del Rosario, la escultura será llevada en procesión a la basílica de San Pedro, donde quedará expuesta a la veneración de los fieles.

Ese mismo día por la tarde se rezará el rosario con el Santo Padre ante la imagen. Una procesión que comenzará a las 17,45, y será presidida por Juan Pablo II acompañará a la imagen de la Virgen desde la basílica vaticana a la plaza de San Pedro, donde el Papa guiará la meditación sobre los misterios del rosario. Tomarán parte activa en el acto cardenales, obispos y cinco familias procedentes de los diversos continentes. Sor Lucía y las religiosas carmelitas del monasterio de Coimbra (Portugal), rezarán el quinto misterio. Sor Lucía es la única superviviente de los tres niños a quienes se apareció Nuestra Señora en Fátima en 1917.

De este modo, el Santo Padre presidirá por primera vez el «Rosario Mundial» (cf. «7 de octubre: El Papa presidirá el Rosario Mundial»), una iniciativa que surgió en México, en 1996. En los últimos tres años, otras ciudades de los cinco continentes se han ido sumando a esta propuesta hasta el punto de que las últimas ediciones se habían llevado a cabo en estadios, plazas, parques, iglesias, lugares públicos o en familia en más de 100 países.

En la Ciudad de México, por ejemplo, la oración mariana será presidida en la Basílica de Guadalupe por el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de la capital mexicana. Los fieles podrán seguir, además, por televisión, el Rosario dirigido por el Papa en Roma (más información en http://www.churchforum.org/rosario o enviando un mensaje electrónico a rosario@churchforum.org).

Al final de la ceremonia, la imagen de María atravesará la plaza de San Pedro y será llevada en procesión al monasterio «Mater Ecclesiae», convento de religiosas clausura creado en el Vaticano por deseo expreso del pontífice actual. Participarán en la procesión las religiosas residentes en la Ciudad del Vaticano.

El domingo, 8 de octubre, a las 10,00, en la plaza de San Pedro, el Papa presidirá una concelebración eucarística durante la que leerá el acto de entrega a María frente a la imagen de Nuestra Señora de Fátima. Todos los obispos presentes pronunciarán el acto de entrega junto al Santo Padre. La Sala de Prensa de la Santa Sede no ha distribuido por el momento el texto de este «acto de entrega».

El lunes por la mañana, el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, presidirá la ceremonia de despedida de la Virgen de Fátima en el patio de San Dámaso del Vaticano. Después, la imagen será llevada al aeropuerto de Fiumicino, desde donde regresará a Portugal.

El 13 de mayo pasado, en la visita de Juan Pablo II a Fátima con motivo de la beatificación de los pastorcillos Jacinta y Francisco, el cardenal secretario de Estado, Angelo Sodano, reveló por indicación del pontífice detalles del así llamado «tercer secreto» de Fátima (cf. Zenit, 14 de mayo de 2000). Más tarde, la Congregación para la Doctrina de la Fe, por indicación del mismo Papa, presentó el manuscrito de sor Lucía con las revelaciones, acompañado por un comentario teológico (Cf. «El mensaje de Fátima», 26 de junio).