La Virgen de Guadalupe une México con Estados Unidos

Diez millones de peregrinos en el santuario de la «Morenita»

| 907 hits

MÉXICO, lunes, 13 diciembre 2004 (ZENIT.org-El Observador).- Con un fervor popular desbordado y entre reclamos de justicia social por parte de la Iglesia católica, México celebró este domingo el día la Virgen de Guadalupe.



Según estimaciones de las autoridades capitalinas, diez millones de peregrinos se dieron cita entre el 9 de diciembre (día de San Juan Diego, primer santo indígena) y el 12 de diciembre en el santuario de Guadalupe, ubicado en el nororiente de la ciudad de México.

En la llamada Misa de las Rosas, al mediodía del domingo en la Basílica de Guadalupe, el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, frente a miles de peregrinos, muchos de ellos indígenas ataviados con sus atuendos tradicionales, indicó en su homilía que la misma existencia de México como nación mestiza proclama lo que Santa María de Guadalupe dejó dicho a Juan Diego: «que es posible ese imposible de que los humanos no nos despedacemos, antes nos aceptemos y complementemos».

Por su parte, en León, Guanajuato, el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, José Guadalupe Martín Rábago señaló que si de verdad Santa María de Guadalupe ha privilegiado a México, «de ahí debería nacer el compromiso de convertirlo en un pueblo más hermano, donde haya respeto mutuo y se tenga la capacidad de crear instituciones que favorezcan a los más pobres».

Fuera del ámbito nacional, los mexicanos celebraron en todo el mundo a la Guadalupana. En San Diego, California, miles de trabajadores ilegales celebraron a la Virgen Morena en la clandestinidad. Acogidos a sus parroquias, los inmigrantes ilegales pidieron que no les falte trabajo en Estados Unidos y que algún día puedan reunirse de nueva cuenta con sus familias en México.

En Nueva York, la tradicional Antorcha Guadalupana que recorre, durante 62 días, territorio mexicano (desde la Basílica de Guadalupe) y estadounidense llegó este domingo entre el estupor de los turistas de la Quinta Avenida y los vivas de los hispanos residentes en esa urbe. En el acto se presentaron peticiones particularmente sentidas por la comunidad hispana, como la petición de amnistía para los inmigrantes en la Unión Americana.

En Los Ángeles, California, miles de peregrinos de toda la América hispana se dieron cita en los templos, particularmente en la iglesia de la Placita Olvera. Ahí, según el párroco Arnoldo Abelardo, se reunieron 50 mil fieles en la que se considera la mayor afluencia de fieles en el año y en el conjunto de la Iglesia católica de Estados Unidos.

En la catedral de Notre Dame en París --donde la Guadalupana tiene su nicho-- cerca de 4 mil mexicanos junto con la comunidad hispana, celebraron al son del mariachi, el 12 de diciembre. La misa fue concelebrada por tres sacerdotes mexicanos y uno peruano. Lágrimas y cantos en honor de la Morenita del Tepeyac unieron a la comunidad hispana a los pies de la Patrona de América.