La Virgen María, modelo para todo musulmán

Entrevista con la teóloga musulmana Sherazade Hushmand

| 653 hits

ROMA, 10 diciembre 2001 (ZENIT.org).- María une a cristianos y católicos, es la afirmación que hizo Juan Pablo II este domingo, confirmada por la teóloga musulmana iraní Sherazade Hushmand



En este momento en que se agudiza el conflicto en Oriente Medio, en el que están implicados cristianos, musulmanes y judíos, la figura de María se revela como un sorprendente punto de
encuentro.

En el Corán, hay versículos que contienen una oración significativa dirigida a Dios por la Madre de María. Hushmand lo ha explicado así a Radio Vaticano.

--¿Qué significado tiene la figura de María para los musulmanes?

--Sherazade Hushmand: En el Corán está muy presente. La presenta precisamente como María Inmaculada. En la tercera sura, de los versículos 34 en adelante, el Corán habla de este aspecto de María, de esta pureza suya total.

En un versículo, a propósito de María, se habla de libertad. La mujer de Hemram, que es la madre de María, reza a Dios diciendo: «Dios, yo te dedico aquella que tengo en el seno y la dedico para que sea libre, libre en absoluto».

Esta palabra se usa sólo una vez en el Corán y sólo para María. Esta libertad es una libertad absoluta de todo aquello que puede ser visto como pecado, como un mal, como un fallo, como una debilidad. María es pura de todo esto. Y luego viene la afirmación de Dios: «Yo lo acepto».

--¿Creen en esto todos los creyentes del Islam?

--Sherazade Hushmand: En el capítulo 66, último versículo, el 12, el Corán dice: «¿Queréis que yo os dé un ejemplo de fiel a seguir, válido para todos los creyentes del mundo?». Allí se propone como ejemplo a María. Esto es fortísimo. Porque María no es solamente un ejemplo y un símbolo a seguir por los cristianos, sino que también en el Corán María se convierte en símbolo y modelo para todos los creyentes, también para los mismos musulmanes.

--Y esto, ¿qué quiere decir en la vida de todos los días?

--Sherazade Hushmand: Tener esperanza, tener un modelo a seguir, tener una mujer tan pura a la que mirar para ir adelante, una mujer que tenía plena confianza en Dios. Ella es el ejemplo de la confianza, confianza total en el Absoluto, en el Dios que es la suma perfección y belleza.

Así nosotros la seguimos, teniendo siempre confianza, incluso en las dificultades o frente a las cosas que no logramos comprender. Como a ella, que se le pidió tener un hijo, lo dice el Corán, sin un padre material, sin un padre físico, y ella tuvo confianza y siguió adelante. Así, como ella, nosotros la tomamos como modelo y nos fiamos de Dios totalmente, incluso en los momentos difíciles y duros de la vida.