"La visita del Papa a Belén es un reconocimiento del Estado de Palestina"

Entrevista con el padre Rifaat Bader, entre los organizadores de la inminente visita de Francisco a Tierra Santa

Roma, (Zenit.org) Robert Cheaib | 954 hits

Del 24 al 26 de mayo de 2014, el papa Francisco visitará Tierra Santa en ocasión del 50º aniversario de la histórica visita del papa Pablo VI. La visita tiene lugar en un contexto geopolítico complicado, con la crisis siria que entra en su tercer año consecutivo, llevando consigo repercusiones muy fuertes también en sus países fronterizos. Sobre todo en lo que tiene que ver con cuestiones de refugiados y de seguridad.

De todo estos ZENIT ha hablado con el padre Rifaat Baser, uno de los organizadores de la visita del Pontífice, sacerdote jordanado del patriarcado latino, que además de director es fundador de Abouna y del Centro Católico para los Estudios y la Información en Jordania. En la entrevista publicada a continuación, el padre Brader cuenta también la situación de los refugiados en Jordania y la atmósfera que precede la vista del Papa.

                                           ***

¿Cuántos son los refugiados sirios en Jordania?
--Padre Bader: En torno a un millón. Hay tres campos, el más importarte es el de A-Za’tari. Los presentes en el campo son cerca de 250 mil refugiados, mientras los otros están dispersos por varios pueblos.

¿Estos refugiados reciben lo necesario para vivir? ¿Tienen derecho a trabajar en Jordania?
--Padre Bader: Quien está registrado como refugiado no puede trabajar. El mismo problema vivían y viven hasta ahora los refugiados iraquíes, que son cerca de medio millón.

Entonces, ¿cómo viven?
--Padre Bader: Las organizaciones caritativas ofrecen una gran contribución, junto al trabajo desarrollado por las Naciones Unidas. También Cáritas da un gran servicio. Cada día cerca de 100 mil refugiados reciben ayuda sin distinción de religión o raza. La obra caritativa cristiana no es exclusivista. Y aquí quisiera subrayar una cuestión de crucial importancia: la obra caritativa no debe ser una cobertura para el proselitismo. Lo digo porque lamentablemente hay realidades que ofrecen servicios humanitarios para después proponer una agenda proselitista. Se trata de un error porque coge al hombre en un momento de gran fragilidad y aprovecha de su hambre y sed para manipular su sensibilidad religiosa. Es una falta de respeto hacia la dignidad de la persona humana.

 ¿Cuántos cristianos hay entre estos refugiados?
--Padre Bader: Se habla de cerca de 17 mil cristianos sirios refugiados en Jordania, venidos todos después de la crisis siria. Los motivos de su llegada a Jordania son diferentes. Muchos de ellos vienen donde nosotros solo temporalmente, mientras esperan para recibir las visas para emigrar a Occidente. Este fenómeno es motivo de gran dolor para ellos, porque experimentan dos éxodos difíciles. Pero también para Oriente Medio en general, porque está siendo vaciado de sus hijos cristianos.

En este contexto, ¿cuál es la importancia de la visita del Papa?
--Padre Bader: El momento de la visita del Papa ha sido marcado por el 50º aniversario de la histórica visita de Pablo VI. Para la ocasión, estamos preparando un libro que conmemora ese viaje presentado el cuadro histórico de las relaciones entre la Santa Sede y Jordania, por un lado, y con Palestina por otro. El volumen contendrá preciosas contribuciones entre las que están las del presidente palestino, Mahmud Abbas, del rey de Jordania, Abdullah II, y una palabra especial del cardenal Paul Poupard, que ha comunicado su experiencia personal del viaje del papa Pablo VI.

¿Cómo se desarrollará la visita del Pontífice?
--Padre Bader: El papa Francisco viene a conmemorar esta visita y a favorecer las relaciones diplomáticas entre estados. Irá en helicóptero de Jordania a Belén en apoyo del Estado palestino. Con esta visita el Papa expresará la posición de la Santa Sede que reconoce Palestina y la apoya. Como jordanos estamos muy felices por esto, aunque también habíamos deseado una permanencia más larga del Santo Padre.

¿Cuál será el tema de la visita?
--Padre Bader: La visita será un grito de paz. Se nos ha pedido avanzar en las propuestas para el logo y para el tema. Creo que será "Alegría y esperanza". El tema de la visita del papa Benedicto XVI a Líbano fue: "Os doy mi paz", y de su visita a Tierra Santa fue: "beatos los trabajadores por la paz". Esta vez, también para conmemorar la Gaudium et spes, hemos propuesto: "Alegría y esperanza".

El interlocutor del deseo de paz ahora no es un estado. Nos encontramos más bien delante de una ideología destructiva y cerrada. ¿Qué esperaza (humana) puede suscitar la visita del Papa?
--Padre Bader: No tenemos un interlocutor real. Los jefes son muchos y las ideologías más. Pero yo no veo que la guerra actual sea una guerra contra los cristianos, es más bien una guerra del terrorismo contra los cristianos y musulmanes por igual. Y es precisamente la ocasión para nosotros, como cristianos árabes, para mostrar nuestro apoyo al diálogo y la amistad entre musulmanes y cristianos. Debemos ser un único frente contra el terrorismo y el fundamentalismo, contra la inserción forzada de la religión en las luchas políticas. Me gustaría decir además que la declaración de una nación religiosa judía no es un paso oportuno. El único estado de naturaleza religiosa y de carácter totalmente pacífico es la Ciudad del Vaticano. Si tuviera que haber naciones religiosas - y es una cosa que no deseamos - deben ser de una naturaleza pacífica similar. La génesis de un estado religioso judío dará una coartada a los islamistas para formar estados religiosos islámicos, lo que haría todo aún más complicado. Deseamos más bien estados democráticos constituidos sobre el derecho de ciudadanía y sobre la igualdad en los derechos y en los deberes. Hace dos días Palestina ha decidido eliminar la casilla de la confesión religiosa del carné de identidad. Creo que esto es un gran paso adelante. No debemos tratar a las personas a partir de su credo religioso, sino como persona humana. Nuestro deseo es que la visita del Papa sea una contribución en esta dirección de igualdad y convivencia pacífica.