La visita papal a Gran Bretaña y el diálogo entre católicos y anglicanos

Habla el representante del arzobispo de Canterbury en Roma

| 1951 hits

ROMA, jueves 16 de septiembre de 2010 (ZENIT.org).- La visita de Benedicto XVI al Reino Unido podría ser una manera de construir puentes y de aumentar la comprensión entre anglicanos y católicos, dice el representante del arzobispo de Canterbury ante la Santa Sede.

En vísperas de la visita del Pontífice, ZENIT habló con el reverendo canónigo David Richardson, también director del Centro Anglicano en Roma, sobre la importancia del viaje en términos de ecumenismo.

Al hablar sobre sus experiencias en sus encuentros con el Pontífice en varias ocasiones como parte de su cargo, el enviado afirmó: "Él siempre ha sido cálido y yo lo admiro mucho como teólogo."

Y añadió: "Tener al mismo tiempo al Papa y al arzobispo de Canterbury, dos figuras teológicas tan imponentes, significa que este es un momento fascinante para estar en mi cargo".

Richardson habló sobre el cardenal John Henry Newman, que será beatificado por el Santo Padre el domingo, de quien dijo es "una figura un tanto ambigua, tanto en el anglicanismo como en el catolicismo romano".

"Como anglicano tenía algo del manto del profeta, y llamó a la Iglesia de Inglaterra, a esa parte del anglicanismo que fue su casa, de vuelta a una visión de sí misma que había perdido o estaba en peligro de perder", dijo el representante.

Profeta

"Los profetas no tienden a ser honrados entre su propio pueblo y en su propio tiempo, aunque por lo general tienen un grupo de discípulos fervientes", agregó. "Así sucedió con Newman".

"Cuando él se convirtió al catolicismo romano, no siempre fue calurosamente acogido por sus nuevos correligionarios", observó Richardson, "y él cambió muy pocos de sus escritos que había publicado como anglicano".

El enviado explicó: "Esto sugiere que él afirma en su existencia la posibilidad de ser totalmente católica y ortodoxo en teología como anglicano”.

"Sin embargo, para Newman convertirse en un católico romano parecía el paso necesario".

"Newman se formó como anglicano y más tarde, como católico romano reconoció, en su "Apología", su deuda con la Iglesia que le había formado", afirmó Richardson.


Señaló que Newman "simplemente se convirtió al catolicismo romano y fue consciente de toda la persona que era y que había sido, llevando su anglicanismo a su catolicismo romano".

Afirmación de la fe

Al preguntársele sobre el ambiente que recibirá a Benedicto XVI a su llegada al Reino Unido, dijo Richardson, "Recuerdo que cuando el Papa fue a Australia para la JMJ se hicieron toda clase de terribles predicciones sobre protestas".

Sin embargo, continuó, "en el acontecimiento el pueblo le llevó a su corazón, tanto católicos romanos como no católicos".
"Hubo una gran ola de la afirmación de la fe, según me dijeron unas personas", dijo Richardson.

Y concluyó: "Tal vez si esto fue cierto en Australia, una sociedad famosa por su secularismo, lo será también en el Reino Unido”.

[Crónica de Serena Sartini, traducción del inglés por Inma Álvarez]