La voz de los obispos bolivianos se hace sentir

Preocupación por la vida de las comunidades indígenas y los derechos humanos en el país

| 958 hits

LA PAZ, martes 18 septiembre 2012 (ZENIT.org).- En un Comunicado hecho público ayer lunes 17, el Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Boliviana se pronunció sobre temas de coyuntura en el país andino, aspectos sobre los cuales ofrecen una "palabra desde los criterios de la fe cristiana", según reza el mensaje.

Uno de los puntos analizado por los prelados bolivianos es la denominada "Consulta TIPNIS", que tiene relación directa con la construcción de una amplia carretera que unirá la región boliviana del Chapare, con la frontera Bolivia-Brasil. Si bien el fin es facilitar la salida de productos hacia los puertos de más flujo comercial, la nueva vía divide en dos a la comunidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure (TIPNIS).

Por esta razón se viene haciendo una consulta por parte del gobierno que al parecer --según el texto de los obispos--, estaría trayendo una "división entre los habitantes del lugar, entre los que apoyan la consulta y aquéllos que la resisten".

Alertan asimismo que esta división se acentúa, al sobornar con "regalos" o "reconocimientos" a las comunidades que apoyan la consulta, y fomentando el establecimiento de dirigencias paralelas de las organizaciones indígenas de esta área natural protegida desde 1965, lo que –advirtien--, "amenaza cada vez más la armonía y convivencia pacífica de esas comunidades".

Reiterando su llamado de anteriores pronunciamientos, los pastores de Bolivia invocan a las autoridades del Gobierno, "a retomar el camino de un verdadero diálogo con los dirigentes indígenas, basado en la verdad y el bien común, el respeto mutuo, el cuidado del medio ambiente para las presentes y futuras generaciones, la preservación de la unidad de los habitantes del TIPNIS y en sumisión a la Constitución Política del Estado".

Derechos Humanos y justicia social

Otro punto resaltante del comunicado es lo referido a su preocupación por la vigencia de los derechos humanos y la justicia en el país. Según el análisis presentado, y que tiene relación con lo que ya habían advertido en otro comunicado de marzo del 2011, acerca de la progresiva pérdida de libertades en algunos ciudadanos, los obispos constatan que, "este escenario, lejos de mejorar, ha ido empeorando, poniendo en grave riesgo la vigencia de los derechos humanos y la institucionalidad".

Pasado más de un año de su anterior pronunciamiento, el Episcopado Boliviano se preocupa por la cantidad de personas que se sienten perseguidas por expresar un pensamiento disconforme con el proyecto político instaurado en el país, haciendo alusión a las sonadas denuncias que las autoridades de gobierno han presentado en contra de 3 medios de comunicación opositores, lo que genera el rechazo de los obispos por ir en contra de la vigente Ley de Imprenta.

Otra preocupación para los pastores es la cantidad de refugiados políticos, personas encarceladas o exiladas que vienen sufriendo porque no hay garantía de un justo juicio. Y hacen un llamado urgente "a que el ejercicio de la justicia sea libre de condicionamientos de tipo económico, social y político, no para la impunidad sino para garantizar juicios imparciales que establezcan la verdad de los hechos".

Y en su llamado al país, sugieren "un gesto de reconciliación, como un indulto o la amnistía a favor de esos hermanos".

Concluyen advirtiendo que "continuar con esa instrumentalización de la justicia resquebraja seriamente las bases democráticas de nuestra convivencia...y además proyecta una imagen negativa ante el mundo". (javv)