Lanzamiento de la campaña «Sin duda, sin deuda»

Iniciativa de Manos Unidas, Cáritas y otras organizaciones católicas, con el apoyo del episcopado

| 869 hits

MADRID, viernes, 25 noviembre 2005 (<A HREF=\"http://www.zenit.org/\">ZENIT.org</A>).- Este viernes se presentó en Madrid la campaña «Sin duda, sin deuda» promovida por Manos Unidas, Cáritas, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Justicia y Paz y otras organizaciones no gubernamentales católicas y para el desarrollo, agrupadas en REDES.



La Conferencia Episcopal Española publicó además en este mismo día una declaración en apoyo de esta campaña.

La iniciativa tiene como objetivo sensibilizar a la sociedad española y proponer a los ciudadanos que exijan al Gobierno las medidas necesarias para aliviar la deuda externa del Tercer Mundo.

«El pago de ese dinero impide a los países deudores alcanzar en 2015, según lo que prevé la ONU, los Objetivos del Milenio o reducción de la pobreza extrema a la mitad, un horizonte que se refiere especialmente a la educación, la igualdad de la mujer, la salud y la sostenibilidad ambiental y que contempla, en su punto octavo, el fomento de “asociación mundial para el desarrollo”», explican los organizadores en un comunicado.

La campaña se dirige también de manera directa al Gobierno y a las Cortes españolas para pedir que se condone la deuda de la que España es acreedora en los países menos adelantados.

También solicita la reducción de la carga en el caso de países más avanzados, y se planteará la creación de un Tribunal Internacional de Arbitraje que actúe en los choques y conflictos que ya están surgiendo dentro de este proceso de búsqueda de soluciones al problema.

El acto de presentación, presentado por el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, contó con la presencia del arzobispo de Tegucigalpa, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, salesiano.

También estuvieron los máximos representantes de las cinco entidades promotoras de la iniciativa.

«Sin duda, sin deuda» se materializará en los ámbitos político, social e institucional, de acuerdo con la clasificación que establecen los organizadores de la campaña.

Se pretende informar a los ciudadanos y favorecer la cooperación con otras redes, ONGs para el desarrollo e instituciones, tanto a nivel nacional como internacional. Los promotores de la iniciativa consideran urgente «fomentar el debate político y social en torno a la postura y la responsabilidad de España».

En esta línea, apelan al compromiso cristiano de que «la vida es antes que la deuda» y que, por tanto, «aliviar esta carga es cuestión de justicia».

El arranque de esta acción solidaria y sensibilizadora llega justo tres días después de la presentación del último informe anual de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas.

El documento, que se hizo público el martes pasado, viene a constatar que alrededor de 6 millones de niños mueren de hambre y malnutrición cada año, una cifra equivalente a toda la población en edad preescolar de Japón. El estudio, titulado «El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo», confirma también que una gran mayoría de esos niños muere a causa de unas pocas enfermedades infecciosas curables, como diarrea, neumonía, paludismo o sarampión.

Estos menores «habrían sobrevivido si sus cuerpos y sus sistemas inmunitarios no estuvieran debilitados por el hambre y la malnutrición», según el organismo internacional.

La campaña tiene un precedente en el que, de alguna manera, ahora se inspira. En 1998, coincidiendo con la llegada del Jubileo del año 2000, se puso en marcha la campaña «Deuda externa, ¿deuda eterna?», en la que se logró recoger más de 1 millón de firmas solicitando la condonación de la deuda de los países empobrecidos.

En aquella ocasión, los impulsores fueron Cáritas, Manos Unidas, Justicia y Paz y la Conferencia Española de Religiosos (CONFER). Ahora se ha sumado REDES, una organización que agrupa a numerosas congregaciones religiosas y formada en total por 43 entidades.