Las acusaciones de antisemitismo contra el padre Dehon son infundadas

Habla el superior general de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús

| 1342 hits

ROMA, domingo, 3 julio 2005 (ZENIT.org).- El sacerdote francés Léon Dehon (1843-925) pensaba que los judíos tienen una «dimensión providencial», condenó el antisemitismo, y defendió a los pobres de las injusticias, motivo por el cual era conocido como el «apóstol social», explica su sucesor al frente de la familia religiosa que fundó.



El padre José Ornelas Carvalho, superior general de la Congregación de los Sacerdotes del Corazón de Jesús (más conocidos como «Dehonianos», 2.226 religiosos presentes en 38 países) rechaza en esta entrevista concedida a Zenit las recientes críticas que han surgido contra el padre Dehon e ilustra sus virtudes heroicas.

Juan Pablo II había establecido que la beatificación del padre Dehon tuviera lugar el 24 de abril de 2005. A causa de su fallecimiento, no fue posible celebrarla y cuando el Papa Benedicto XVI se preparaba a establecer la nueva fecha, surgieron dificultades inesperadas por parte de la Conferencia Episcopal de Francia.

Exponentes de la comunidad judía publicaron frases y escritos en los que Dehon expresa críticas sobre el comportamiento de algunos judíos.

Para esclarecer la cuestión, el Papa nombró una Comisión, que se reunió el 24 de junio en el Vaticano, compuesta por los cardenales José Saraiva Martins, Paul Poupard, Georges Cottier, Roger Etchegaray; los arzobispos Angelo Amato, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Leonardo Sandri, sustituto de la Secretaría de Estado, y por el padre Ornelas Carvalho y el postulador general de los padres Dehonianos.

--Usted, ¿qué piensa de todo esto?

--Padre Ornelas Carvalho: Todas las obras del padre Dehon, incluidos los pasajes incriminados, fueron publicadas en su totalidad y sometidas al examen de los censores de la Congregación de las Causas de los Santos. No se dio el más mínimo «camuflaje», como escribió «Le Monde» el 10 de junio pasado.

El proceso de beatificación no fue interrumpido en 1952, a diferencia de lo que han escrito algunos, por la sencilla razón de que la causa fue introducida a partir de 1952. En la obra publicada por el padre Dehon, no se menciona en ningún momento a Karl Lueger, haciendo apología del antisemitismo. Relacionar la obra del padre Dehon con la de Lueger, a quien Hitler elogió en «Mein Kampf», es por tanto una grave difamación.

En el artículo de «Le Monde» se afirma que el Papa León XIII se distanció de Léon Dehon, sin embargo, en 1897 le nombró consultor de la Congregación del Índice, precisando: «Que se sepa que apruebo sus posiciones, pues le confío la función de quien tiene que juzgar la doctrina de los demás».

--¿De modo que no es verdad que el padre Dehon fuera antisemita?

--Padre Ornelas Carvalho: Todo lo contrario. La actitud del padre Dehon con respecto al pueblo judío no era ni mucho menos antijudía. Subrayó particularmente la dimensión providencial de este pueblo en la historia de la salvación, deseando también que las grandes figuras del Antiguo Testamento fueran incluidas en el calendario litúrgico de la Iglesia católica.

Cito, por poner un ejemplo, uno de sus textos: «Éste [el pueblo judío] no es un pueblo menos providencial. Dios no le ha abandonado definitivamente. Le conserva como testigo de la historia y de las Sagradas Escrituras. Le tiene reservada todavía como don una gran misión en los últimos tiempos del mundo…».

--¿Es verdad que Dehon condenaba el antisemitismo?

--Padre Ornelas Carvalho: Claro. Como consultor de la Congregación del Índice, actuó con vigor para que se abriera un proceso contra la Acción Francesa. Encargado de redactar el informe sobre este argumento, citó explícitamente el antisemitismo de la Acción Francesa como uno de los motivos para una condena.

--Algunos exponentes judíos franceses consideran que en el «catecismo social» de Dehon se dan frases ofensivas para el pueblo judío.

--Padre Ornelas Carvalho: Nos disgusta la manera en que se difama una personalidad como la de Dehon, utilizando textos totalmente sacados de contextos y citados de manera mutilada, para presentarlos de una manera negativa. Quisiera precisar que lo que impulsaba al padre Dehon en todas sus posiciones era el compromiso activo para denunciar las injusticias sociales de su época, en particular la de la usura, así como sus causas. El padre Dehon esperaba en la llegada de otra sociedad, la «renovación social cristiana».