«Las Edades del Hombre» une por primera vez arte sacro y popular

La exposición ha recibido ya a más de cinco millones de visitantes

| 324 hits

MADRID, 28 mayo 2001 (ZENIT.org).- Cerca de 5,5 millones de personas han visitado entre 1988 y 2000 la exposición del proyecto cultural y religioso conocido como «Las Edades del Hombre», que promueven las once diócesis de Castilla y León y que abrirá sus puertas, en su novena edición, el próximo miércoles en la catedral de Zamora. En esta edición, que se titulará "RemembranZa", es la primera vez que convivirán el sacro de Castilla y León con elementos del arte popular.



Según explica el comisario de la exposición, Antonio Meléndez, en declaraciones a la agencia EFE, la edición de Zamora «romperá con nuestra tradición de hacer una exposición exquisita en el cuidado de los aspectos formales y de calidad de las piezas» expuestas en «Las Edades del Hombre».

La infanta Cristina inaugurará la exposición en una visita que comenzará en el antiguo laboratorio municipal del Castillo, para luego proseguir por la iglesia del Carmen de San Isidoro y concluir en la Catedral.

El motivo de incluir piezas de la etnografía y las tradiciones populares de Zamora, con elementos de la Semana Santa o de las mascaradas de invierno, se debe a que es difícil conocer el corazón de los zamoranos si no es a través del conocimiento de sus fiestas, ya que «Zamora conserva con
absoluto esmero sus tradiciones».

La muestra conmemorará el 1.100 aniversario de la constitución de la diócesis de Zamora con el nombramiento de san Atilano como primer obispo de Zamora. También por primera vez, la exposición de «Las Edades del Hombre» se mostrará a través de un circuito con tres escenarios distintos, en vez de ceñirse únicamente a la Catedral.

Como piezas más espectaculares de la muestra, Meléndez citó el Bote de Zamora, un bote árabe del siglo X hecho en marfil, que se guardó en la Catedral de Zamora hasta hace 70 años y que actualmente pertenece al Museo Arqueológico Nacional, y una tabla de un Resucitado del artista flamenco Ambrosio Benson, que procede de la Catedral de Burgos.

Además, se muestra una pieza procedente de Paraguay llamada Itaiza, que es el hacha con el que mataron a san Alfonso Rodríguez, natural de Zamora. Asimismo, en la muestra hay piezas del resto de las diócesis como un Yacente de Gregorio Fernández, procedente del convento de las Clarisas de Lerma (Burgos); obras de Diego de Siloé, procedentes de la diócesis de Salamanca; dos ángeles de Cuenca de Campos (Valladolid) y obras de Benvenuto Celini de Segovia.