Las Naciones Unidas y las religiones

Una segunda actividad de las Naciones Unidas para el año del nuevo milenio es la Cumbre Mundial por la Paz de los Líderes Religiosos y Espirituales, que se celebrará del 28 al 31 de agosto. El evento será pocos días antes de la sesión especial de la Asamblea General de la ONU, donde se reunirán casi todos los líderes políticos mundiales para una cumbre especial en Nueva York. Según la agencia AP (28/7/00), más de mil líderes religiosos han sido invitados a la cumbre. No obstante el Dalai Lama se ha quedado fuera por los temores de ofender a China. Algunos han criticado esta decisión, dado que se trata de un personaje religioso muy conocido.

| 1362 hits

Una segunda actividad de las Naciones Unidas para el año del nuevo milenio es la Cumbre Mundial por la Paz de los Líderes Religiosos y Espirituales, que se celebrará del 28 al 31 de agosto. El evento será pocos días antes de la sesión especial de la Asamblea General de la ONU, donde se reunirán casi todos los líderes políticos mundiales para una cumbre especial en Nueva York. Según la agencia AP (28/7/00), más de mil líderes religiosos han sido invitados a la cumbre. No obstante el Dalai Lama se ha quedado fuera por los temores de ofender a China. Algunos han criticado esta decisión, dado que se trata de un personaje religioso muy conocido.


Según informó la publicación “Friday Fax” (21/7/00) del “Catholic Family and Human Rights Institute, la cumbre de los líderes religiosos y espirituales propondrá nuevos campos de acción para la ONU. En el centro de esta actividad está un nuevo y poco conocido movimiento llamado la “Iniciativa Unida de las Religiones”.
El “Friday Fax” cita a un reportero, Lee Penn, según el cual esa organización ya está activa en 58 naciones y en 33 estados de los Estados Unidos. Fue fundada en 1995 por el obispo episcopaliano reverendo William E. Swing. Los documentos de ellos afirman que se trata de una “comunidad global” dedicada a promover la cooperación entre las diversas religiones, la creación de una cultura de paz y justicia y la curación (healing) de la Tierra y todos los seres vivos.
Entre las metas de esta iniciativa está la creación de una asamblea permanente, que tendría la misma estatura y visibilidad que las Naciones Unidas, donde las religiones y comunidades espirituales del mundo pueden reunirse cada día. Se consideran como un tipo de socios espirituales de la ONU.
Sin embargo, aún en la primera fase de su existencia, el “Friday Fax” observa que no se han limitado a lo religioso. De hecho ya firmaron un documento sobre cuestiones de moralidad sexual y justicia producido por una organización de Estados Unidos muy activa en la promoción del aborto:
“Sexual Information and Education Council of the US - SEICUS”. En esta declaración hay afirmaciones a favor de los anticonceptivos, el aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo y se critica el crecimiento de la población mundial.
Según opina Lee Penn, se trataría de un intento de crear una religión mundial. Ya en 1995 el reverendo Swing declaró que el mundo se estaba moviendo hacia la unidad en cuanto a la economía y los medios de comunicación, y que lo que hacía falta era “un alma global”. Otro factor importante, que resulta preocupante, es el influjo de la ideología de la Nueva Era en la “Iniciativa Unida de las Religiones”. Muchas de las personas que la han promovido son pensadores y partidarios de la Nueva Era.
Además, miembros de la organización han criticado a los cristianos “fundamentalistas” y los métodos tradicionales de la evangelización cristiana. Swing ha sugerido que dentro de su iniciativa no se permitirá el proselitismo.
Los planes de la “Iniciativa Unida de las Religiones”
En un artículo del “San Francisco Chronicle” (19/6/00) se publicó un análisis de la “Iniciativa Unida de las Religiones”. El autor la caracterizaba como un tipo de parlamento mundial para las religiones, según el modelo de las Naciones Unidas. El texto observa que tanto la Iglesia católica como los Bautistas del Sur de Estados Unidos no han querido participar en la iniciativa del reverendo Swing.
Con otras religiones, como el budismo y las creencias orientales, el problema ha sido el de encontrar un líder o portavoz que pueda hablar por todos. En muchos casos están divididos en pequeños grupos y no pueden ponerse de acuerdo. Por lo tanto, como explicó el director ejecutivo del proyecto, el reverendo Charles Gibbs, han optado por una organización muy descentralizada, donde no se trata de imponer una burocracia, sino que se promueve la diversidad entre los grupos.
Como consecuencia la unidad básica de la organización son “Círculos de Cooperación”, que consisten en siete o más personas de una mezcla de religiones o grupos espirituales. Una vez formado el círculo comienzan un proyecto local que promueve principios como la paz, la protección del medio ambiente, la tolerancia y la justicia. Todas estas actividades son coordinadas al nivel internacional por un Consejo Global de 41 personas. Los miembros del Consejo son 24 personas elegidas de ocho regiones. Después hay una docena de consejeros permanentes y por último cinco puestos ocupados por el reverendo Swing y los miembros del consejo de su grupo.
Según el “San Francisco Chronicle”, la organización cuenta con un presupuesto anual de 1,8 millones de dólares que provienen de donativos individuales, incluida una fuerte suma de una persona de “Silicon Valley” que prefiere permanecer en el anonimato.
En el sitio web de la “Iniciativa Unida de las Religiones” comunican que uno de los principales proyectos para este año es la campaña para conseguir firmas de la Carta Global de la iniciativa. De mayo a diciembre de este año está abierta la posibilidad a que comunidades locales puedan firmar este documento y así adherirse a la nueva organización. El pasado 26 de junio tuvo lugar una ceremonia especial en Pittsburg, Pennsylvania (Estados Unidos), en la que los participantes en una reunión mundial firmaron la declaración.
La Carta Global de la Iniciativa
Es interesante estudiar el texto mismo de la Carta Global de la organización. En el preámbulo declaran que respetan la diversidad de las tradiciones religiosas y espirituales y las diferencias en las prácticas religiosas y las creencias. Además, se comprometen a promover la cooperación y poner fin a la violencia. No sólo se declaran a favor de la paz y la justicia, sino que también “nos unimos para sanar y proteger la Tierra”. Además quieren usar la sabiduría de sus creencias para ayudar a afrontar los retos económicos, ambientales, políticos y sociales de la “comunidad de la Tierra”.
Posteriormente vienen 21 principios que guían la actividad de la organización. Al inicio hay varios principios en los que afirman la tolerancia de las diferencias entre los grupos y prometen escuchar a los demás y promover la paz y la ayuda mutua. Asimismo uno de los principios declara que actúan según prácticas ecológicas con el fin de proteger la Tierra. Otros principios hablan de la cooperación con los esfuerzos que ya existen de lograr la unión entre las diversas religiones.
En cuanto a la organización interna del grupo, los principios explican que las decisiones serán tomadas a diversos niveles y según métodos que respeten la diversidad de los intereses. Por lo tanto se promete que no habrá dominio por parte de algunos.
La reunión de junio
Según afirma el sitio web de la organización, el pasado 26 de junio hubo unas 300 personas presentes en la ceremonia de Pittsburg, procedentes de 39 tradiciones espirituales y de 44 países. En la ceremonia hubo música de algunos grupos presentes y también una meditación ofrecida por un seguidor de Gandhi. También había reflexiones sobre el desarrollo del proyecto, presentadas por el reverendo Swing.
La reunión duró varios días y entre los futuros proyectos que se formularon allí se anunció la intención de los delegados de América Latina de organizar una conferencia para los pueblos indígenas. El evento tendrá lugar en Quito, Ecuador, el próximo mes de septiembre. Al tiempo que los participantes de Europa están planeando una ceremonia de recogida de firmas a la Carta en las oficinas centrales de la UNESCO el próximo noviembre. Resulta que hay un acuerdo entre la UNESCO y la “Iniciativa Unida de las Religiones” dentro del proyecto que esa organización de la ONU tiene para las “Culturas de la Paz”.
Mientras tanto, los miembros de Estados Unidos están contemplando la posibilidad de organizar un congreso local y también quieren obtener de su país recursos financieros para facilitar el desarrollo de la organización global.