Las Obras Misionales Pontificias, en asamblea a modo de «Cenáculo Apostólico»

A propuesta de su presidente, monseñor Henryk Hoser

| 726 hits

ROMA, miércoles, 10 mayo 2006 (ZENIT.org).- Hacer del encuentro un «Cenáculo Apostólico», una escuela de espiritualidad y misión, imitando la actitud de los Apóstoles reunidos con María en espera del Espíritu Santo: es la propuesta del presidente de las Obras Misionales Pontificias (OMP) a los 114 directores nacionales reunidos en Roma en Asamblea General.



Las OMP son una institución de la Iglesia universal y de cada Iglesia particular, surgidas con el objetivo de apoyar la actividad misionera de la Iglesia en las regiones no cristianas.

Se configuran en una única institución con cuatro Obras diferentes: la Obra de la Propagación de la Fe, la Obra de San Pedro Apóstol, la Obra de la Infancia Misionera y la Pontificia Unión Misional del Clero.

Dependen de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos, cuyo órgano informativo --«Fides»-- se hizo eco de la exhortación del arzobispo polaco Hoser: «Hagamos de esta reunión un Cenáculo Apostólico».

Dirigida en la apertura --el martes--, de la segunda parte de la Asamblea General de las OMP, la propuesta del prelado se enmarca en este período pascual, que vive la Iglesia Católica hasta la solemnidad de Pentecostés –el próximo 4 de junio--.

Estos días los 114 directores nacionales de la institución están escuchando los informes de los cuatro secretarios generales de las OMP; deberán decidir el destino y distribución de los fondos recogidos en todo el mundo a través de las oficinas nacionales, según las peticiones que han llegado este año desde los países de misión.

El presidente, monseñor Hoser, agradeció a los presentes su labor de animación, oración y recogida de fondos para la misión que promueven en cada país.

Igualmente hizo un repaso de la actividad de las OMP en el ultimo año y pidió imitar el espíritu --enunciado a inicios de su pontificado-- del Papa Benedicto XVI. «Todos somos siervos en la viña del Señor. Nuestro trabajo será útil si nos sentimos instrumentos en manos del Señor», dijo el prelado.

El sábado pasado, la Asamblea aprobó el nuevo reglamento interno de las Obras, denominado «Manual»; sustituye al de 1964. Estará en período de prueba durante tres años.