Las redes sociales como el nuevo ágora para relacionarse y formar comunidad

Presentado el mensaje de Benedicto XVI para la Jornada de las Comunicaciones el próximo 12 de mayo

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1492 hits

"Las redes sociales digitales, están contribuyendo a que surja una nueva ágora, una plaza pública y abierta en la que las personas comparten ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad". Así define las redes sociales el papa Benedicto XVI en su mensaje por la 47ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

El mensaje del Papa, con la intervención de monseñor Claudio María Celli y monseñor Paul Tighe presidente y secretario del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales, se presentó en la Sala de Prensa del Vaticano.

El papa comienza su mensaje hablando de las redes sociales y sus capacidades: "Estos espacios, cuando se valorizan bien y de manera equilibrada, favorecen formas de diálogo y de debate que, llevadas a cabo con respeto, salvaguarda de la intimidad, responsabilidad e interés por la verdad, pueden reforzar los lazos de unidad entre las personas y promover eficazmente la armonía de la familia humana. El intercambio de información puede convertirse en verdadera comunicación, los contactos pueden transformarse en amistad, las conexiones pueden facilitar la comunión. Si las redes sociales están llamadas a actualizar esta gran potencialidad, las personas que participan en ellas deben esforzarse por ser auténticas, porque en estos espacios no se comparten tan solo ideas e informaciones, sino que, en última instancia, son ellas mismas el objeto de la comunicación".

Las redes sociales son también un desafío, explica el papa que: "La cultura de las redes sociales y los cambios en las formas y los estilos de la comunicación suponen todo un desafío para quienes desean hablar de verdad y de valores. [...] Diálogo y el debate pueden florecer y crecer asimismo cuando se conversa y se toma en serio a quienes sostienen ideas distintas de las nuestras. «Teniendo en cuenta la diversidad cultural, es preciso lograr que las personas no sólo acepten la existencia de la cultura del otro, sino que aspiren también a enriquecerse con ella y a ofrecerle lo que se tiene de bueno, de verdadero y de bello» (Discurso para el Encuentro con el mundo de la cultura, Belém, Lisboa, 12 mayo 2010).

El mensaje hace también referencia al papel de los creyentes en las redes sociales añadiendo que "en efecto, los creyentes advierten de modo cada vez más claro que si la Buena Noticia no se da a conocer también en el ambiente digital podría quedar fuera del ámbito de la experiencia de muchas personas para las que este espacio existencial es importante. El ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes. [...] En el ambiente digital, la palabra escrita se encuentra con frecuencia acompañada de imágenes y sonidos. Una comunicación eficaz, como las parábolas de Jesús, ha de estimular la imaginación y la sensibilidad afectiva de aquéllos a quienes queremos invitar a un encuentro con el misterio del amor de Dios."

El mundo digital y de las nuevas tecnologías es también un espacio para compartir el Evangelio: "Es natural que quien tiene fe desee compartirla, con respeto y sensibilidad, con las personas que encuentra en el ambiente digital. Pero en definitiva los buenos frutos que el compartir el Evangelio puede dar, se deben más a la capacidad de la Palabra de Dios de tocar los corazones, que a cualquier esfuerzo nuestro. La confianza en el poder de la acción de Dios debe ser superior a la seguridad que depositemos en el uso de los medios humanos. [...] Tratando de hacer presente el Evangelio en el ambiente digital, podemos invitar a las personas a vivir encuentros de oración o celebraciones litúrgicas en lugares concretos como iglesias o capillas. Debe de haber coherencia y unidad en la expresión de nuestra fe y en nuestro testimonio del Evangelio dentro de la realidad en la que estamos llamados a vivir, tanto si se trata de la realidad física como de la digital."

Monseñor Celli comenzó la rueda de prensa mostrando los datos de un estudio realizado por la Georgetown University de Washington en el 2012 para ayudar a contextualizar el mensaje del Papa. El 82% de los encuestados nacidos después del 1982 tienen un perfil en facebook y el 24% en twitter frente a un 37% con facebook y 6% con twitter de los nacidos antes de 1943. Respecto a los medios utilizados para informarse y leer noticias, el estudio muestra como la televisión sigue siendo el medio más utilizado en todas las franjas de edad. En este caso se observa una gran diferencia en el uso del internet, un 6% de los nacidos antes de 1943 frente a un 37% de los nacidos después de 1982.

Monseñor Celli señaló que en este contexto se sitúa el Mensaje de esta Jornada Mundial que presenta una valoración positiva de las redes sociales, sin ser ingenua. Se ven como oportunidad de diálogo y de debate y con la capacidad reconocida de reforzar los lazos de unidad entre las personas y promover eficazmente la armonía de la familia humana.

Añadió que el tema de este Jornada habla de nuevos espacios de evangelización, evangelización que es anuncio de la Palabra, que es anuncio de Jesucristo.

A continuación monseñor Paul Tighe quiso remarcar algunos aspectos fundamentales sobre este mensaje del Papa. En los últimos cinco años el Papa ha mostrado una gran atención a la realidad en evolución de los medios digitales y a su significado para la humanidad y para la Iglesia. Este año se focaliza en las redes sociales y su preocupación consiste en invitar a las personas a apreciar el potencial de estas redes para contribuir a la promoción del desarrollo humano y de la solidaridad. Es evidente, añadió, que las redes pueden ser verdaderamente sociales sólo si los usuarios evitan todas las formas antisociales de comportamiento y de expresiones. Si queremos que las redes realicen su potencial para ser un forum que ayude a las personas a crecer en la compresión y el aprecio mutuo, tenemos que buscar ser respetuosos en nuestras modalidades expresivas.

Se puede leer el mensaje completo en:http://www.zenit.org/article-44248?l=spanish.