Las Reducciones del Paraguay, en la Jornada Mundial de la Juventud

Exposición en la parroquia San Francisco de Borja de Madrid

| 1306 hits

MADRID, jueves 14 de julio de 2011 (ZENIT.org).- La Compañía de Jesús y la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) trabajan juntas desde hace meses en una muestra sobre las Reducciones (Misiones) Jesuitas del Paraguay. La exposición habla del pasado y del presente, de cómo los jesuitas fueron y son “enviados a las fronteras, bajo el Romano Pontífice”.

No sólo los mejores pasos de la imaginería española estarán presentes en la JMJ de este verano 2011. Una de las grandes aportaciones de la Iglesia española a la evangelización de América, las Reducciones (Misiones) Jesuitas, también “viajan” a Madrid con motivo de esta cita.

Las Reducciones o misiones Jesuitas del Paraguay (1609-1769) fueron asentamientos de indios guaraníes que promovieron los padres de la Compañía de Jesús en las tierras conquistadas por Portugal y España, con el deseo de salvaguardar su identidad de personas y de vasallos de la corona.

Los pueblos indios que vivían de acuerdo con su antigua costumbre, en los montes, en pequeños grupos, muy distantes entre sí, se reunieron por iniciativa de los jesuitas para formar asentamientos de unos cinco mil indios cada uno.

Las reducciones eran verdaderos pueblos “civilizados” que tenían organizada su subsistencia (agricultura, ganadería, confección de vestidos), organización social (cabildo, corregidor, alcaldes, jueces….) y cultural (educación, arquitectura, escultura, música, y hasta la ciencia…) así como su espiritualidad (estos pueblos considerados por los conquistadores como salvajes recibieron la fe a través de los misioneros).

Muchos recordarán con facilidad qué eran las reducciones por las imágenes de la película La Misión del director Roland Joffé (1986), protagonizada, entre otros, por Robert De Niro y Jeremy Irons.

Las reducciones no fueron originarias de los jesuitas sino de los franciscanos. Lo que sí aportaron estos últimos fue una especial sensibilidad hacia muchos aspectos de la cultura guaraní, que trabajaron por defender y perpetuar y que se convirtieron en eje de la concepción de las Reducciones.

Las Reducciones tienen un contexto complejo que, en el recorrido de la Exposición, se contempla con más detalle. Tienen que ver con la encomienda, sistema colonizador que, con frecuencia, podía ser una esclavitud encubierta; y tienen que ver con el fuerte deseo evangelizador de misioneros y colaboradores que, en el ejercicio de su misión, no siempre acertaron en respetar la identidad guaraní, pero sí en defender su libertad y dignidad, pues en muchas ocasiones las Reducciones fueron la única vía de salvaguardarlas.

Llegaron a existir treinta reducciones de los pueblos guaraníes, que se extendieron entre los ríos Paraná y Uruguay, en un vasto territorio, que comprendía regiones que hoy forman parte de Paraguay y también de Argentina (Corrientes, Misiones, Entre Ríos y parte de las provincias de Chaco y Formosa); el sur y suroeste de Brasil, (Río Grande, Santa Catarina, Paraná y Mato Grosso del Sur); el sureste de Bolivia y Uruguay. Esta exposición, aunque se refiere a todas ellas, se detiene más en las situadas en el actual territorio paraguayo.

Las Reducciones jesuitas no se limitaron a los guaraníes, hubo también reducciones de pueblos indios como las de moxos (1682) y chiquitos (1691) (Bolivia), de maynas (1637) (Ecuador-Perú), del Orinoco (1730) (Venezuela) y también hubo Reducciones en Chile.

La Exposición

Desde hace meses, la Compañía de Jesús y la JMJ están trabajando en esta muestra que será una de las grandes exposiciones que se ofrecerá a los jóvenes que acudan en agosto a Madrid para encontrarse con el Papa.

Titulada “Las Reducciones Jesuitas del Paraguay, una aventura fascinante que perdura en el tiempo”, explicará cómo la pasión por transmitir la Buena Noticia de Jesús, que impulsó a los misioneros jesuitas de los ss. XVII-XVIII, sigue viva hoy en la Compañía de Jesús y en toda la Iglesia.

Los jesuitas fueron y son enviados a las fronteras, “bajo el romano Pontífice”, como lo han sido recientemente por Benedicto XVI, en su pasada Congregación General (2008). Las Reducciones son consideradas un momento apasionante del impulso misionero que generó casi 160 años (1609-1769) de una fecunda evangelización entre el pueblo guaraní.

La parroquia jesuita de San Francisco de Borja –Residencia Sagrado Corazón, anexa- acogerá esta bella exposición. El origen de la muestra hay que buscarlo en la que organizó el padre Aldo Trento, de la fraternidad de San Carlos Borromeo y misionero en Paraguay, en el Mitin de Rimini (2009, Italia), organizado por Comunión y Liberación. El cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco, presente en Rimini y admirado por la fuerza testimonial de la muestra, deseó traerla a la JMJ.

Acoge algunos elementos de la Muestra de Rimini pero la Compañía de Jesús ha asumido gran parte de la organización, introduciendo muchas novedades: nueva disposición física, nuevos paneles, y una presencia intensa de la música jesuítica tanto entre los guaraníes (Paraguay), como entre los chiquitos y moxos (actual Bolivia).

Han contado con la inestable ayuda de los jesuitas de Paraguay y de la Embajada del Paraguay en Madrid. Su desarrollo no hubiera sido posible tampoco sin el patrocinio de la Fundación Endesa, que promociona la investigación, la cooperación al desarrollo económico-social y la defensa del medio ambiente, la iluminación de monumentos del patrimonio histórico-artístico, y actividades culturales en las áreas en las que desempeña su actividad internacional, especialmente en América Latina.

El comisario de la Exposición, por parte de la JMJ, es Faustino Giménez Arnau, y el director, por la Compañía, es el jesuita Enrique Climent SJ.