Las riquezas ahogan las promesas de Dios

El papa reflexionó en la misa diaria del sábado sobre la Parábola del Sembrador

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2066 hits

Las riquezas y los afanes del mundo "ahogan la Palabra de Dios". Es lo que ha afirmado esta mañana el papa Francisco en la misa de esta mañana en la Casa Santa Marta. El papa señaló que nuestra vida está afirmada sobre tres pilares: elección, alianza y promesa, y aseguró que hay que confiar en el Padre al vivir el presente, sin preocuparse por lo que va a suceder. Según informa radio Vaticana, en la misa concelebrada entre otros, por el obispo de Santa Clara en Cuba, monseñor Arturo González, participó un grupo de empleados de los Museos Vaticanos.

Un solo Señor

"Nadie puede servir a dos señores". El santo padre ha desarrollado su homilía a partir de las palabras de Jesús que, en el evangelio de hoy, se centra en el tema de las riquezas y de las preocupaciones. Jesús, dijo el papa, tiene "una idea clara acerca de esto": son "las riquezas y los afanes del mundo" los que ahogan la Palabra de Dios, son estas las espinas que ahogan la semilla que cayó en la tierra, de las que nos habla la Parábola del Sembrador:

"Las riquezas y los cuidados del mundo –explicó--, ahogan la Palabra de Dios y no la dejan crecer. Y la Palabra muere, porque no es conservada: es ahogada. En este caso, o se sirve a la riqueza o se sirve a las preocupaciones, pero no se sirve a la Palabra de Dios. Y esto también tiene un sentido temporal, porque la Palabra es un poco construida en el tiempo ¿no? No se preocupen por el día siguiente, de lo que harás mañana... También la Parábola del Sembrador es construida en el tiempo: siembra, después viene la lluvia y crece. ¿Qué hace en nosotros, qué hacen las riquezas y que cosa hacen las preocupaciones? Simplemente te quitan el tiempo".

Los tres pilares del hombre

Toda nuestra vida, continuó el papa, está basada en tres pilares: uno en el pasado, uno en el presente y otro en el futuro. El pilar del pasado, explicó, "es el de la elección del Señor". Cada uno de nosotros puede decir, efectivamente,  que el Señor "me ha elegido, me ha amado", "me ha dicho 'ven'" y con el Bautismo "me eligió para ir por un camino, el camino cristiano". El futuro, por el contrario, significa "caminar hacia una promesa", el Señor "nos ha hecho una promesa". El presente entonces, "es nuestra respuesta a este Dios tan bueno que me eligió". Y observó también: "Hace promesa, me propone una alianza y yo hago una alianza con Él". Por lo tanto, estos son los tres pilares: "elección, alianza y promesa":

"Los tres pilares de toda la historia de la Salvación. Pero cuando nuestro corazón entra en esto que nos dice Jesús, se reduce el tiempo: reduce el pasado, el futuro, y se funde en el presente. Y a aquello que está unido a las riquezas, no le importa el pasado o el futuro, tiene todo allí. La riqueza es un ídolo. No tiene necesidad de un pasado, de una promesa, de una elección: nada. Lo que me preocupa acerca de lo que puede pasar, corta su relación con el futuro. ‘¿Pero, puede durar esto?’, entonces el futuro se vuelve futurista, que no te orienta a ninguna promesa: permanece confuso, queda solo".

Hacia la promesa futura

Por esta razón, añadió Francisco, Jesús nos dice que, o se sigue el Reino de Dios o sino a las riquezas y a las preocupaciones mundanas. En el Bautismo, continuó, "somos elegidos en el amor" por Él, tenemos un "Padre que nos puso en camino". Y así, "el futuro también es alegre", porque "caminamos hacia una promesa". El Señor "es fiel, Él no defrauda", y por lo tanto estamos llamados a hacer "lo que podemos", sin decepción, “sin olvidar que tenemos un Padre en el pasado que nos ha elegido". Las riquezas y las preocupaciones, advirtió, son las dos cosas que "nos hacen olvidar nuestro pasado", que nos hacen vivir como si no tuviéramos un Padre. Y también nuestro presente "es un presente que no va":

"Olvidar el pasado, no aceptar el presente, desfigurar el futuro: esto es lo que hacen las riquezas y las preocupaciones. El Señor nos dice: '¡Pero, no te preocupes! Busquen el Reino de Dios y su justicia, todo lo demás vendrá'. Pidamos al Señor la gracia de no equivocarnos con las preocupaciones, con la idolatría de la riqueza y siempre tener memoria de que tenemos un Padre que nos ha elegido, recordar que este Padre nos promete algo bueno, que es caminar hacia aquella promesa y tener el valor de tomar el presente como viene. ¡Pidamos esta gracia al Señor!".

Traducido por José Antonio Varela V.