Las vacaciones, tiempo para redescubrir la vida interior; según el Papa

Aconseja no «quemarlas» con la disipación

| 434 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 6 julio 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II presentó este domingo las vacaciones de verano como un período particularmente propicio para redescubrir los auténticos valores del espíritu.



«Las numerosas ocupaciones y los ritmos acelerados de la vida hacen que en ocasiones sea difícil cultivar esta importante dimensión espiritual», reconoció a mediodía, antes de rezar la oración mariana del «Angelus».

«Las vacaciones veraniegas, que comienzan para muchos en estos días, si no son "quemadas" por la disipación y la simple diversión, pueden convertirse en una ocasión propicia para volver a dar aliento a la vida interior», dijo a los miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Juan Pablo II pasará este verano en la residencia pontificia de Castel Gandolfo (a unos 30 kilómetros al sur de Roma), a donde llegará a partir del 10 julio. Durante sus vacaciones terminará un libro sobre su experiencia como obispo, según reveló en días pasados Joaquín Navarro-Valls, director de la Sala de Prensa de la Santa Sede.

A mediados de septiembre el Papa debería emprender su viaje internacional número 102 a Eslovaquia, aunque la Santa Sede todavía no lo ha confirmado oficialmente.