Lefebvrianos: el Papa ha anhelado reconstruir la unidad

Entrevista al cardenal Bertone en la cadena francesa KTO

| 2404 hits

PARÍS, miércoles 16 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- La voluntad de Benedicto XVI de reanudar las relaciones con los fieles ligados a la liturgia tradicional ha venido motivada por “la necesidad de reconstruir la unidad en el interior de la Iglesia católica” y de valorar el hecho de que no se produzca una “ruptura con la tradición”.

Lo afirmó el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, en una entrevista exclusiva concedida el 14 de diciembre a la cadena de televisión francesa KTO con motivo de su décimo aniversario.

Entrevistado por Philippine de Saint-Pierre, directora de programas de la cadena, el “número dos” de la Santa Sede evocó la cuestión del levantamiento de las excomuniones y del deseo de la Iglesia de reanudar la amistad con los fieles que siguieron a monseñor Lefebvre.

Benedicto XVI “es muy consciente precisamente de los problemas ligados a la escisión de los fieles que siguieron a monseñor Lefebvre”, aseguró.

“Hay que recordar que en 1998, fue él quien condujo las relaciones y el diálogo con monseñor Lefebvre y su equipo, a petición de Juan Pablo II”, destacó el cardenal Bertone.

“Él ha visto las causas de esta escisión y la necesidad de reconstruir la unidad en el seno de la Iglesia católica”.

“Como él ha dicho en su carta escrita a principios de este año, en el mes de enero”, el Papa “está movido por la preocupación por la unidad del primer círculo en el interior de la Iglesia”.

“Y ésa debe ser una preocupación esencial para el Papa, que es el ministro y el garante de la comunión en la Iglesia”.

Finalmente, “la otra razón de su acción es la de la “no discontinuidad”, la de la “no ruptura” con la tradición”, añadió.

“La tradición forma parte de la Iglesia, es un patrimonio que necesitamos conocer y valorar y no apartar o dejar en las bibliotecas”, dijo el purpurado.

“Así, él ha buscado la valorización de este aspecto, poniendo las condiciones precisas, que no siempre son observadas”.

En la entrevista, el primer colaborador del Papa también evocó otras cuestiones importantes del pontificado de Benedicto XVI.

Se refirió al “diálogo ecuménico, en particular con el mundo ortodoxo, en el que el Papa es una personalidad muy estimada como gran teólogo”; también al “diálogo con el judaísmo” y a “las relaciones con el Islam”.

“He aquí -concluyó- algunas de las cuestiones importantes sobre las que él ha puesto el acento, sobre las que él ha dado orientaciones precisas”.



[Por Marine Soreau, traducción del francés por Patricia Navas]