Legado papal pide perdón a víctimas de abuso clerical en Irlanda

El cardenal Ouellet se reunió con un grupo durante dos horas

| 1456 hits

Por Junno Arocho

DUBLÍN, miércoles 13 junio 2012 (ZENIT.org).- El cardenal Marc Ouellet, legado papal para el 50 Congreso Eucarístico Internacional, participó en una peregrinación de dos días a Lough Derg, donde se reunió con un grupo representativo de supervivientes de abuso de menores en la Iglesia. Entre los representantes había víctimas de abuso clerical e institucional de diferentes partes de Irlanda. Cada superviviente tuvo la oportunidad de contar su experiencia y el impacto que tuvo en su vida. la reunión duró dos horas.

El legado papal celebró la Misa en la basílica de San Patricio con un centenar de peregrinos irlandeses e internacionales del Congreso Eucarístico.

En su homilía, el cardenal Ouellet señaló que fue enviado a Lough Derg por el papa Benedicto XVI para pedir perdón a Dios por los abusos sexuales del clero no sólo de Irlanda sino en toda la Iglesia. "En nombre de la Iglesia, he pedido perdón una vez más a las víctimas, tras reunirme con algunas de ellas en Lough Derg", dijo.

"la tragedia de los abusos sexuales a menores perpetrados por cristianos, especialmente cuando son obra de miembros del clero, es una fuente de gran vergüenza y enorme escándalo. Es un pecado contra lo que Jesús mismo fustigó diciendo: 'Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino y lo tiraran al mar, antres que ser ocasión de pecado para uno de estos pequeños' (Lc. 17,2).

El prelado canadiense reafirmó el compromiso de la Iglesia católica para proporcionar un ambiente seguro a los niños donde "una nueva cultura de respeto, integridad y amor como el de Cristo prevalezcan en nuestro medio y permee la entera sociedad".

Respecto a la reunión con los supervivientes de abuso, el cardenal dijo que estaba profundamente conmovido y haría un informe del encuentro al santo padre.

El cardenal Ouellet y su delegación, que incluye al arzobispo Charles Brown, fueron acompañados por monseñor Liam MacDaid, obispo de Clogher, donde pasaron la noche. Durante su estancia, ayunaron y participaron en otros ejercicios penitenciales con los peregrinos de la isla.