Lí­bano: el patriarca maronita exhorta a la convivencia y rechaza a irregulares

Bechara Boutros Rai: contrariamente se implanta 'la ley de la selva'. Pidió volver al pacto que permitió fundar un país multireligioso

Roma, (Zenit.org) Redacción | 649 hits

El patriarca de Antioquía de los Maronitas Bechara Boutros Rai ha lanzado una nueva voz de alarma sobre el destino del Libano durante su homilía dominical del 14 de julio en Harissa: Cualquier ejército no estatal debe ser considerado “ilegítimo”, y dará lugar a la vuelta del país a la “ley de la selva y al aumento de la delincuencia, fenómeno que por desgracia ya estamos registrando” dijo.

Lo indicó hoy la agencia de noticias FIDES, indicando que el patriarca ha exhortado a las facciones políticas a que se reconcilien en un nuevo contrato social, basado en el Pacto Nacional de 1943 con la que los cristianos y musulmanes coincidieron en la gestión conjunta del poder político y de las oficinas institucionales en el Líbano que acababa de independizarse de Francia.

De acuerdo con el patriarca, el conflicto entre las facciones políticas está contribuyendo a la “destrucción del país”. Una deriva que se puede detener sólo regresando al Pacto fundacional “con la que los libaneses construyeron su país sobre la base de la convivencia, preservando al Líbano de cualquier lealismo hacia otros países del este o del oeste”.

Según el procurador patriarcal maronita ante la Santa Sede Francois Eid, las referencias históricas que contienen la homilía del patriarca Rai tienen un vínculo claro con la dramática situación que vive el país en la actualidad: “En 1943”, dice a Fides Mons. Eid “los libaneses decidieron permanecer independientes de los bloques geopolíticos y de los poderes regionales que ejercían su influencia en Oriente Medio".

"Cristianos y musulmanes -prosigue Eid, en el cable de FIDES- firmaron el acuerdo sobre la gestión del poder en igualdad de condiciones. Este planteamiento fue ratificado por el Tratado de Taif, después de la Guerra Civil. Pero ahora muchos, sobre la base de consideraciones demográficas, dicen que esa línea debe dejarse de lado para pasar a una gestión tripartita del poder, que divide a los cargos y puestos de responsabilidad entre los cristianos, chiitas y sunitas”.

Por otra parte, la referencia a los ejércitos confesionales que contiene la homilía del Patriarca según Mons. Eid toca un nervio de la crisis del Líbano: “Las milicias chiítas de Hezbolá se han puesto del lado del régimen sirio. Mientras que las milicias salafistas han ido a Siria para luchar junto a los rebeldes. Nuestro país ya está inmerso en ese terrible conflicto. Y esto, para el Líbano, puede ser devastador”.