Liberadas en Irak las religiosas y los jóvenes caldeos

Las dos hermanas y los tres chicos fueron secuestrados por miembros del grupo terrorista Estado Islámico de Irak y del Levante

Roma, (Zenit.org) Redacción | 673 hits

Las dos religiosas y los tres jóvenes caldeos -dos chicas y un chico- secuestrados el 28 de junio en Mosul fueron liberados en la tarde de este lunes 14 de julio. Lo indicó anoche una fuente local y hoy lo confirmó la Radio Vaticano en su programa en italiano.

Los responsables del secuestro fueron unos hombres armados del Estado Islámico de Iraq y del Levante. Según han podido confirmar fuentes del patriarcado caldeo de Bagdad, una vez liberados, los cinco han abandonado Mosul, dirigiéndose a la ciudad de Dohuk, en el Kurdistán iraquí, en un taxi.

Sor Atur, sor Miskinta y los tres muchachos están bien, informa a la Agencia Fides el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphael I Sako, y su regreso a la libertad es un signo de esperanza para todos, que consuela el almas en estos momentos difíciles.

El Primado de la Iglesia caldea ha explicado a Fides algunos detalles significativos de los días que los secuestrados pasaron en manos de quienes los retenían: Las hermanas y los chicos estaban encerrados en una casa, les daban comida y no les maltrataron. Durante esos días oraron mucho. Los laudes, vísperas y muchos Santos Rosarios por su propia liberación y por la paz en Irak. También hemos sabido que en las conversaciones con los secuestradores las hermanas respondieron con serenidad y valentía a todas las cuestiones planteadas, dando razón de su esperanza. Asimismo, el patriarca confirma que para la puesta en libertad de las religiosas y los chicos no se ha pagado ningún rescate.

Los responsables de su detención se han quedado el coche en el que los cinco habían llegado a Mosul y han saqueado la casa para los huérfanos en esa ciudad a cargo de las religiosas, después obligarlas a que abrieran la puerta. Ante la ofensiva de los insurgentes sunitas dirigidos por militantes islamitas de Isil, que comenzó el 9 de junio, las religiosas y todos los huéspedes de la casa-familia habían dejado Mosul para refugiarse en la ciudad de Dohuk, explica la nota de Fides. Desde allí la hermana Atur había hecho varias veces viajes rápidos a Mosul para visitar las familias de los amigos y conocidos, y comprobar el estado de la casa y las iglesias de los alrededores.

Los islamitas, precisamente en la ciudad que surge en la zona de la antigua Nínive, han puesto el centro del auto-proclamado califato islámico y han eliminado la cruz que estaba en el tejado de la iglesia de san Efrén, sede del arzobispo siro ortodoxo de Mosul.