Libia: Comunidades religiosas dejan Cirenaica por presión de fundamentalistas

Denuncia a Fides de Mons. Martinelli, vicario apostólico de Trípoli. Lamenta dejar actividades que construyeron una hermosa relación con pueblo de Libia

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1671 hits

“Dos comunidades religiosas han dejado la Cirenaica tras ser presionadas por los fundamentalistas”. Esta es la denuncia que Mons. Giovanni Innocenzo Martinelli, Vicario Apostólico de Trípoli, hace en un cable enviado desde la capital de Libia y publicado el 31 de enero por la agencia de noticias Fides. En el mismo refiere que en el este de Libia “la situación es crítica”.

“El 20 de febrero -escribe Mons. Martinelli- está prevista la realización de grandes manifestaciones en toda la Cirenaica por lo que el Vicario apostólico de Bengasi ha sido advertido que deje la iglesia a partir del 13 de febrero y se ponga al seguro”.

El vicario apostólico de Trípoli traza el cuadro de la Iglesia en Cirenaica. “En los últimos días se han visto obligados a abandonar Derna la Congregación de la Sagrada Familia de Spoleto, que estaba allí desde hace casi 100 años, así como un sacerdote salesiano polaco, que ha sido objeto de maltratos por parte de algunos fundamentalistas”.

“En Beida -prosigue el vicario apostólico- otra comunidad religiosa femenina se ha retirado aunque en este caso, por razones internas. Y en Barce las Hermanas Franciscanas del Niño Jesús dejarán su casa en los próximos días”.


“Aquí en Trípoli hasta el momento la situación es relativamente tranquila, pero en la Cirenaica, la atmósfera es muy tensa”, afirma Mons. Martinelli, quien añade: “Lamentamos tener que reducir nuestras actividades en esa zona porque hemos construido una relación muy fuerte y hermosa, hecha de testimonios y amistad con el pueblo de Libia, que por desgracia en los últimos tiempos se ve afectado por la presencia de fundamentalistas.

Y el vicario apostólico reitera que esos grupos extremistas “no representan la identidad del pueblo libio sino que son una de las muchas expresiones de la sociedad libia de hoy”. 


“Como Iglesia -concluyó Mons. Martinelli- tomaremos nuestras precauciones, pero no podemos abandonar a los cristianos que permanecen en su lugar. Dos comunidades religiosas se quedarán en Benghazi, una pequeña comunidad en Tobruk y, por último, otra pequeña comunidad de hermanas de la India en Beida”.