Líderes cristianos de Jerusalén: hay que volver a la negociación

Declaraciones de los patriarcas y jefes de las comunidades de Tierra Santa

| 1363 hits

ROMA, 3 oct (ZENIT.org).- El patriarca latino de Jerusalén, Su Beatitud Michel Sabbah, y los representantes de los patriarcas y jefes de las comunidades cristianas de Jerusalén han enviado sendas misivas a la agencia misionera de la Santa Sede, «Fides» para manifestar su posición ante los episodios de dramática violencia que tienen lugar en estos días en Tierra Santa.



Los líderes religiosos condenan el recurso a la violencia como camino para solucionar los problemas que separan a israelíes y palestinos, pero condenan también enérgicamente la irresponsabilidad de quien hizo saltar la chispa que causó la explosión de violencia: la visita a la Explanada de las Mezquitas del líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, quien el 28 de septiembre pasado penetró en el recinto sagrado para el Islam acompañado por numerosos policías y diputados de su partido, el Likud. El gesto ha sido calificado por líderes de la comunidad internacional como una «provocación».

El patriarca latino de Jerusalén, en su carta dirigida a los fieles con fecha del 2 de octubre, subraya que «el único camino para regresar a un tiempo de paz es volver a los coloquios de paz y ver cómo es posible restaurar la situación que existía antes de 1967» (la guerra de los seis días, en la que Israel ocupó la parte oriental de Jerusalén y Cisjordania). Un concepto que ilustró también en una entrevista publicada ayer por Zenit (Cf. «Tierra Santa: Justicia, única solución al conflicto en Oriente Medio»).

«El camino para calmar la situación pasa por comprender que los Santos Lugares no se pueden tocar ni pueden ser sometidos a negociación --añade el patriarca latino--. Enfrentar soldados, medios militares o incluso misiles no llevará a la tranquilidad y al orden, sólo lo puede hacer la justicia. Y el camino de la justicia ya se había comenzado a recorrer a través de las negociaciones de paz, y estaba a punto de alcanzar su objetivo. Es necesario, volver a emprenderlo».

Sabbah confirma además el derecho de las personas a la vida y a la autodeterminación. Por lo que se refiere a la Ciudad Santa, considera que debería ser una ciudad de reconciliación, «después de haber establecido en ella la justicia».

Por su parte, los patriarcas y jefes de las comunidades cristianas de Jerusalén, en el mensaje enviado a «Fides» vuelven a afirmar la posición expresada en muchas ocasiones: es necesario «asegurar la libertad de movimiento, acceso, culto y oración». Al mismo tiempo, hay que «acabar con las violaciones de todos los lugares santos de Jerusalén».

Además, piden que se apliquen todas las resoluciones de las Naciones Unidas que «reflejen los principios de la legítima internacionalización, en particular, las relativas a Jerusalén, para asegurar una paz global, justa y duradera para los pueblos de las tres religiones monoteístas de Tierra Santa».