Líderes de las religiones por la paz se reúnen en Barcelona

XV edición de los encuentros lanzados por Juan Pablo II en Asís (1986)

| 1058 hits

BARCELONA, 2 septiembre 2001 (ZENIT.org).- Con una eucaristía en la que participaron más de tres mil personas, que abarrotaban la basílica de Santa María del Mar, se inauguró este domingo en esta ciudad el XV Encuentro Mundial «Hombres y Religiones», organizado por la Comunidad de San Egidio.



El lema de las jornadas es «Las fronteras del diálogo: religiones y civilizaciones en el nuevo siglo» y pretende ser un lugar de encuentro de representantes de todas las religiones del mundo y dirigentes políticos con el fin de abrir puertas a la paz, en virtud del diálogo entre todos.

La iniciativa da continuidad todos los años a la Jornada de Oración por la Paz, en la que Juan Pablo II congregó en Asís, en 1986, a los líderes mundiales de las diferentes religiones.

Entre los participantes en la misa de este domingo se encontraban representantes ortodoxos y protestantes, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol; el presidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo; el secretario de Estado español de Relaciones con las Cortes, Jorge Fernandez Díaz; y muchas otras personalidades, entre ellas Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de San Egidio, movimiento católico surgido en 1968 en un barrio de Roma, que hoy cuenta con 30.000 miembros en 45 países.

Durante la homilía, el arzobispo de Barcelona, el cardenal Ricard Maria Carles, pidió «no caer en el espíritu de Babel, no caer en el espíritu de poder, sino en el espíritu de la humildad. No buscar la emulación y la superioridad, sino ser la voz de los pobres, los marginados y los abandonados. Los pobres en bienes materiales y espirituales».

En la celebración eucarística, que fue transmitida por el canal público de televisión en toda España, se dio la palabra al arzobispo metropolita de Tirana y de todos los albaneses, Anastasius, de la Iglesia ortodoxa, quien comentó las frases centrales del Evangelio recogido por la liturgia de este domingo: «Todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».

La inauguración oficial del encuentro tuvo lugar en la tarde del domingo en el Gran Teatre del Liceu, bajo la presidencia del cardenal vasco-francés, Roger Etchegaray, en representación de la Santa Sede.

A partir de este lunes las mesas redondas, en las que participan más de 130 ponentes, y en particular la oración y la procesión de paz conclusivas, se encargarán de subrayar que las religiones son un instrumento decisivo para apagar el odio, prevenir los conflictos y ayudar a resolverlos.

Un diálogo que, aquí, en Barcelona será promovido por ilustres testigos, entre los que se encuentra el rabino jefe de Israel, Meir Lau; el cardenal alemán Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos; el obispo ortodoxo Innokentij del patriarcado de Moscú; el prefecto de la Congregación vaticana para las Iglesias Orientales, Ignace Moussa I Daoud; y el abad del Monasterio de Montserrat, Josep Maria Soler.

Mario Marazziti, portavoz de la Comunidad de San Egidio, uno de los organizadores del encuentro, explica a Zenit: «Guerras que no acaban; tentaciones étnicas nacionalistas e incluso el miedo del diálogo: ante este panorama, es un hecho histórico el que las religiones se encuentren y digan juntas: "este tercer milenio debe caracterizarse por el diálogo; el diálogo es la necesidad de nuestro planeta en esta fase de globalización". Y la iniciativa proviene del interior de la Iglesia católica».