Líderes judíos se reúnen en la Iglesia toledana que les restituyó el Papa

Un gesto del pontífice durante su visita a Tierra Santa

| 863 hits

TOLEDO, 1 junio 2001 (ZENIT.org).- Líderes judíos de Europa se han reunido en la iglesia de Santa María La Blanca de Toledo, antigua sinagoga antes de su expulsión de la Península Ibérica por parte de los Reyes Católicos en 1492, que les fue restituida por Juan Pablo II durante su histórica visita a Tierra Santa.



El 23 de marzo del año 2000, en el día en que el pontífice celebró la eucaristía en el Cenáculo de la Última Cena de Jesús, la Santa Sede anunció que la Iglesia católica restituía esta iglesia toledana. En gesto de amistad, en esa ocasión, el Estado de Israel prometió a la Custodia Franciscana de Tierra Santa la devolución del Cenáculo, que lo había expropiado en 1967.

El encuentro en Santa María La Blanca constituye el momento culminante de esta conferencia de tres días (del 31 de mayo al 2 de junio) que congrega a 700 personas de 44 países. Es organizada por el Consejo Europeo de Comunidades Judías y pretende renovar el judaísmo en los países del antiguo bloque soviético y hacer de los judíos europeos un grupo tan vibrante como las de Israel o Estados Unidos.

«No solamente Israel y Brooklyn son lugares judíos», afirmó Jakob Finci, director de la comunidad judía en Sarajevo, Bosnia, que supera las 300 personas. Finci habló a los delegados sobre la necesidad de fortalecer la cultura judía en las comunidades pequeñas. Destacó que durante la guerra de Bosnia, por ejemplo, los judíos de toda Europa y del resto del mundo acudieron en su ayuda. «Nos corresponde ahora ayudar a los otros», agregó.

La comunidad judía en Europa oscila en la actualidad entre 1,5 millones y 3 millones de personas. En España son entre 12.000 y 15.000.