Llamados a no temer lo bueno

William A. Thomas, teólogo y mariólogo irlandés destaca visión del papa

Dublín, (Zenit.org) Redacción | 979 hits

En la solemnidad de San José, el Santo Padre Francisco recibió el ministerio Petrino. En su homilía dijo que San José, que era el esposo de la Bienaventurada Virgen María y Patrono de la Iglesia Universal es también el "Protector" no sólo de María y de Jesús, sino de la Iglesia Universal, y citando Redemptoris Custos del Beato Papa Juan Pablo II, y del Evangelio del día, que a su juicio era una coincidencia significativa de su instalación que decir es “Así como San José tuvo cuidado amoroso de María y con mucho gusto se dedicó a la educación de Jesucristo, él también custodia y protege Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia, de la que la Virgen María es figura y modelo".

Señala que José siempre está ahí desde su primer momento de los esponsales de María y en los momentos de alegría y ansiedad, como en el viaje a Belén para el censo, las horas alegres después del parto, cuando perdieron al Niño Jesús en el Templo o el drama de la huida a Egipto, y más tarde en el día a día de la casa de Nazaret en el taller donde enseñó Jesús. Así es como José ejerce su papel de Protector. José responde a su llamado al estar constantemente atento a Dios, abre a los signos de la presencia de Dios y receptivo a los planes de Dios y no a los suyos.

Mediante el uso de este modelo como "Protector", el Santo Padre invita a todos a convertirse en "protectores" de Cristo que es el don de la fe, los protectores el uno del otro, es decir, defender a los más vulnerables, a los no nacidos, los ancianos, los pobres. También pide proteger la creación, en la que tenemos responsabilidades personales no sólo por los regalos que Dios nos da, sino por el otro.

Este papel de Protector del Santo Padre no es sólo una cosa cristiana, sino es sobre todo una realización humana básica. Sin embargo, si no cumplimos con nuestras responsabilidades, de alguna manera abrimos el camino de la destrucción con el corazón; y con el tiempo cada vez hay personas esperando para destruir no sólo la creación, sino la misma vida humana. El Papa hace un llamamiento a todos, especialmente a aquellos en posiciones de responsabilidad para llevar a cabo ese papel de Protector noble y no tener miedo de todo lo que es bueno.

Él nos recuerda que el poder real es el poder del amor, que está al servicio de los demás. A pesar de la oscuridad que nos invade, como Abraham podemos esperar más allá de la esperanza y lo cree justo. El Santo Padre nos llama a ser protagonistas de esperanza que brilla en la oscuridad. Concluye encomendando su ministerio a la intercesión de la Virgen María, San José, Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y San Francisco, para que el Espíritu Santo pueda acompañar su ministerio, y pidió a todos a orar por él.

William A. Thomas
Teólogo y mariólogo irlandés, es también periodista y escritor católico.
Con más de 2.000 artículos solo sobre Mariología, enseña en el Perú, Ruanda e Irlanda.