Llamamiento del Patriarca Latino de Jerusalén a la unidad de la Iglesia

En su primera carta pastoral a los fieles del parriarcado

| 2047 hits

JERUSALÉN, viernes 3 de juliod e 2009 (ZENIT.org).- “Unidad en la diversidad” es el título que monseñor Fouad Twal, Patriarca latino de Jerusalén, ha querido dar a su primera Carta pastoral dirigida a los fieles del Patriarcado, que comprende los Territorios palestinos, Israel, Jordania y Chipre.

“La actuales divisiones de los cristianos se consideran el resultado del pecado y de las pasiones”, explica monseñor Twal, ya que “no tienen nada que ver con el pluralismo”.

“Debemos intentar restaurar la unidad herida por las divisiones y los cismas, la unidad que tiene como fundamento una sola fe y un solo Señor”, continúa.

“La unidad de la Iglesia --subraya monseñor Twal--, “es la de la doctrina, y su diversidad es la de las formas de vida cristiana que, a pesar de su diversidad, tienen un único fin”.

“En la diversidad de los ministerios y de las responsabilidades --afirma también--, la unidad se realiza ante todo a través del amor, el respeto al otro, la colaboración y la responsabilidad hacia el mundo según la ley natural”.

En la carta, el Patriarca latino de Jerusalén recuerda también la reciente ofensiva lanzada por Israel en la Franja de Gaza, que ha provocado 1.500 muertos y la destrucción de numerosos edificios.

“Sólo en el misterio y en la luz de la cruz podemos entender algo del significado de estas adversidades”, reconoce.

Este conflicto, añadió, “ha acrecentado enormemente la aflicción de los cristianos”, que se han convertido en “forasteros en la tierra de Cristo”.

También respecto a la cuestión de Oriente Medio, monseñor Twal subraya que “el pueblo palestino tiene una aspiración legítima a la libertad y a la soberanía".

"Al igual que el pueblo de Israel, desea la estabilidad y la seguridad --añade--. En definitiva, la paz no puede establecerse sin la justicia”.

Por esto, el Patriarca latino reafirma “el compromiso de la Iglesia de Jerusalén” que “mira con ternura a todos sus hijos de las comunidades locales, árabes, judíos y chipriotas, como también a todos sus hijos de todas las nacionalidades”.

“La Iglesia --se lee en la Carta pastoral-- va más allá de las diferencias de raza y cultura, ya que es católica, es decir, universal".

"Quiere ir más allá de los conflictos políticos para abrazar a todos sus hijos en el amor de Cristo --destaca--. De esta forma, da testimonio de la caridad”.

El Patriarca latino recuerda también “la emigración, que ha diezmado a los cristianos de nuestra diócesis”, causada por “la inestabilidad política”, por las “dificultades económicas” y por la “incertidumbre respecto al futuro”.

Respecto a la reciente visita de Benedicto XVI, el Patriarca afirma que el Papa “ha confirmado nuestra fe” y “ha abierto también su corazón a los cristianos de otras confesiones y a los no cristianos, sobre todo a los de religiones monoteístas”.

Finalmente, monseñor Fouad Twal anima a los fieles a ser “agentes de unidad entre los habitantes de estos países”, y a proclamar la Buena Noticia, “sembrando paz y amor en los corazones de las personas”.

“Un testimonio semejante --concluye finalmente-- debe ser dado ante todo con nuestra vida”.