Llamamiento del Santo Padre contra el tráfico y abuso de niños

En la Jornada Mundial de la Infancia Misionera

| 603 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 6 enero 2005 (ZENIT.org).- Juan Pablo II lanzó un llamamiento este jueves, día de los Reyes Magos, Jornada Mundial de la Infancia Misionera, en defensa de los niños víctimas del hambre, abusos o la guerra.



En particular, antes de rezar la oración mariana del Ángelus, el Santo Padre agradeció la labor que realiza la Obra Pontificia de la Infancia Misionera (antes conocida como Obra de la Santa Infancia), dependiente de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos, institución que tiene por lema «Los niños ayudan a los niños».

«La Epifanía es también la Jornada de los Niños Misioneros --afirmó el Santo Padre en su intervención ante unos cuarenta mil peregrinos congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano--. Los niños son el presente y el futuro de la Iglesia. Tienen un papel activo en la evangelización del mundo, y con sus oraciones contribuyen a salvarlo y mejorarlo».

«Mientras renuevo mi oración por las pequeñas víctimas del maremoto en Asia, no puedo olvidarme de los niños víctimas del hambre y de las enfermedades, de la guerra y del terrorismo, así como de los niños raptados, desaparecidos o que son explotados con motivo de viles tráficos», reconoció.

«Mi pensamiento agradecido se dirige a cuantos se comprometen en la defensa de los más pequeños, de manera particular, a la Obra Pontificia de la Santa Infancia», concluyó, en referencia a la institución iniciada por el obispo de Nancy, monseñor Charles de Forbin Janson, el 9 de mayo de 1843 en París.

La Jornada Mundial de la Infancia Misionera, tiene como objetivo despertar en los niños la conciencia misionera universal y la comunión material y espiritual con otros niños de todo el mundo, especialmente los de las regiones e Iglesias más pobres.

Difundida en 110 países, en el último año la Infancia misionera distribuyó ayudas por valor de más de 18 millones de dólares que financiaron 2.500 proyectos a favor de la infancia en los cinco continentes, principalmente en países de África y Asia.