Llamamiento lanzado desde Tierra Santa

Proyecto del Patriarca de Jerusalén para ayudar a las víctimas de la actual crisis

| 869 hits

ROMA, 19 julio 2001 (ZENIT.org).- El conflicto sin tregua que se desarrolla desde hace diez meses en Oriente medio, ha supuesto un grave perjuicio para los palestinos de Tierra Santa. El canciller de Patriarcado Latino de Jerusalén ha iniciado un proyecto especial para recaudar fondos para las víctimas de la actual crisis.



El padre Raed Abusahlia ha creado la Fundación Ramo de Olivo para ayudar en cuatro aspectos de la actual crisis económica: educación, creación de puestos de trabajo, personas mayores, enfermas y con minusvalía, y vivienda asequible para evitar que la gente deje la tierra de Jesús. "Violencia, revanchas, miedo, muerte, desempleo, el fin de del proceso de paz, es el resumen de la actual situación", dice el padre Raed en su carta informativa "La Rama de Olivo de Jerusalén".

El actual vacío de turistas, las sanciones económicas del Gobierno de Israel y la falta de oportunidades de empleo para los palestinos ha creado una situación que sólo puede llevar a mayores frustraciones y hostilidades entre las facciones en lucha.

En su petición de ayuda para la fundación, el padre Raed afirma que "muchas familias ha perdido sus fuentes de ingresos y necesitan realmente el pan de cada día". "Pedimos al Señor que la mediación y apoyo de nuestros hermanos y hermanas cristianos de todo el mundo serán más eficientes en el futuro. Si no, la Tierra Santa, la Comunidad Cristiana y nuestras instituciones católicas sufrirán profundamente. Miles de familias no tienen recursos suficientes para tener una vida humana digna".

"En los últimos meses, sentimos la fuerte solidaridad de nuestras iglesias hermanas a través de las declaraciones y claras tomas de postura respecto a Jerusalén y el proceso de paz. Pero todavía su solidaridad material no es suficiente por lo que hacemos un llamamiento a las comunidades a favor de las familias necesitadas, los heridos, los sin techo, las escuelas católicas del Patriarcado Latino y la Universidad de Belén que luchan por la supervivencia".

"Para decirles la verdad estamos haciendo todo lo que podemos a través de las agencias de ayuda humanitaria cristianas como Caritas, Misión Pontificia en Palestina, "Catholic Relief Services" y "World Vision". Pero las necesidades son mayores que nuestras capacidades".

Y hace un llamamiento concreto en favor de las escuelas católicas y privadas por medio de un programa de patrocinio por el que se puede ayudar a un estudiante por 300 dólares al año. Un programa de creación de puestos de trabajo tales como animales de granja (vacas para carne y leche, pollos para carne y huevos, conejos, etc.) que funcionará bajo una "economía de comunión". Un programa en favor de personas mayores, enfermas o con minusvalía por el que se puede ayudar a uno de ellos y seguirlo personalmente. Un programa de vivienda por el que una parroquia podría patrocinar un apartamento que no costaría más de 50.000 dólares. La idea es construir entre 30 y 50 apartamentos, lo que significa que entre 30 y 50 familias jóvenes permanecerán en Tierra Santa.

Quien quiera contribuir lo puede hacer enviando el dinero a la cuenta del Patriarcado Latino de Jerusalén. Esto quiere decir, afirma el padre Raed, que "pueden estar seguros de que cada penique será empleado en la dirección correcta según la intención del donante". Para más información se puede ver la página web del Patriarcado Latino: http://www.lpj.org