Los agustinos deciden permanecer en Nigeria junto a la persona humana que sufre

El prior general de la Orden anunció la decisión tomada por el Capítulo del país africano

| 1232 hits

ROMA, jueves 30 agosto 2012 (ZENIT.org).- Un testimonio que es al mismo tiempo signo de esperanza y voluntad de contribuir a llevar la paz, reconstruir el diálogo, estar junto al pueblo que sufre. Son palabras del prior general de la Orden de San Agustín, padre Robert F. Prevost, al anunciar la decisión tomada por los integrantes de la Provincia Agustina de Nigeria que, en las dificultades, han optado por permanecer junto al pueblo que sufre.

El anuncio lo hizo el prior general en la homilía de la fiesta de San Agustín, celebrada junto a la tumba del santo, en Pavía, Italia, el pasado 28 de agosto.

El prior general quiso compartir la experiencia vivida en los últimos días, que expresa un elemento esencial de la doctrina de san Agustín: promover la comunión, la comunidad, la unidad entre los fieles.

“Escucharán mi voz y serán un solo rebaño y un solo pastor (Jn 10,16). El único rebaño es la Iglesia, el único pastor es Cristo. Todos nosotros formamos parte del cuerpo de Cristo como hermanos y hermanas, unidos en la comunión con Jesús”, subrayó el padre Prevost, que exhortó a orar por sus hermanos nigerianos “en un momento en el que su país está sufriendo por la violencia de lo que en apariencia es una guerra religiosa pero que en realidad es diferente”. Actualmente, Nigeria es un país en el que los cristianos, cada vez que van a la iglesia, deben convivir con el miedo del atentado.

“Vivir en aquella tensión no es fácil –añade el prior general--. Nuestros hermanos agustinos que trabajan en la zonas más marcadas por el sufrimiento han tomado la decisión de permanecer allí, dar testimonio de la presencia de Cristo en medio del pueblo, haciendo muchos esfuerzos para promover la paz, el diálogo, el respeto recíproco, reconociendo la dignidad de cada persona, ya sea cristiana o musulmana o de otra religión. Se han quedado para promover verdaderamente la experiencia de paz y unidad que son signos de la experiencia de Dios. Lo hacen con valentía porque sería más fácil escapar. Es un testimonio también para nosotros”.

La presencia agustina en Nigeria cuenta con unos setenta religiosos que son hoy un signo elocuente de la actividad misionera que desarrolla la Orden en este y otros países del mundo.

Fuente: http://augustinians.net.