Los archivos vaticanos abren su documentación de 1922 a 1939

Se comprenderá mejor la relación con el comunismo, el nazismo y el fascismo

| 1219 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 2 julio 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha dado indicaciones para que se abra toda la documentación que contienen los archivos vaticanos, incluido el Archivo Secreto, sobre el pontificado de Pío XI, que abarca el complicado período que va desde el 6 de febrero de 1922 al 10 de febrero de 1939.



Gracias a esta decisión, anunciada por la Santa Sede el 30 de junio, los investigadores podrán consultar todas las fuentes documentales relativas a ese período «conservadas en las diversas series de los archivos de la Santa Sede y principalmente en el Archivo Secreto Vaticano y en el Archivo de la Segunda Sección de la Secretaría de Estado (antiguamente Congregación de los Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios)».

El anuncio fue hecho a través de un comunicado firmado por los padres Marcel Chappin, S.I. y Sergio Pagano, B., respectivamente responsable del Archivo Histórico de la Secretaría de Estado y prefecto del Archivo Secreto Vaticano.

Los investigadores acreditados podrán consultar toda la documentación en el Archivo Secreto Vaticano, según aclara el anuncio.

Se trata de un anuncio sumamente esperado, ya deseado por Juan Pablo II, pues el pontificado de Pío XI fue testigo de algunos de los hechos más dramáticos del siglo XX, caracterizados por los totalitarismos: comunismo, nazismo y fascismo.

Los archivos permitirán comprender mejor la actitud del Papa ante estos totalitarismos, que llevó a la publicación de algunos de sus más importantes documentos.

--Se aclarará la relación entre la Iglesia y el fascismo de Benito Mussolini en Italia. En la encíclica «Non abbiamo bisogno» (29 de junio de 1931), Pío XI calificó el fascismo de «doctrina totalitaria», «auténtica "estatolatría"» (culto al Estado).

--Se analizará mejor la relación entre la Iglesia y la subida al poder del nazismo en Alemania. El 14 de marzo de 1937, el Papa que había afirmado: «todos somos semitas», publicó la encíclica «Mit Brennender Sorge» contra el nazismo, y en particular contra su exaltación de la raza.

--Se ilustrará más en detalle la relación de la Iglesia con el comunismo, «intrínsecamente perverso», como afirmó en la encíclica «Divini Redemptoris» (19 de marzo de 1937).

--La relación de la Iglesia con la persecución religiosa mexicana es otro de los dossieres de esos años. El Papa exaltó la fidelidad de los católicos mexicanos en la carta «Firmissimam constantiam» (28 de marzo de 1937).

--Los archivos mostrarán, además, nuevos documentos de la relación de la Santa Sede con España antes y durante la guerra civil española y la llegada al poder del general Francisco Franco.