Los católicos del Reino Unido aprenden cómo usar los medios ante la visita papal

Un proyecto busca generar una cobertura positiva del Papa

| 2685 hits

LONDRES, domingo 14 de febrero de 2010 (ZENIT.org). – Si se leen las noticias de hace dos semanas, es probable ver que Benedicto XVI está en contra de la igualdad en Inglaterra – o así lo parece.

El discurso del Papa el 1 de febrero a los obispos de Inglaterra y Gales en Roma por su visita quinquenal generó la noticia de que el Santo Padre estaba “golpeando” y “atacando” la ley de igualdad del Reino Unido.

Es cierto que habló sobre la ley natural y la libertad de los grupos religiosos para actuar según sus creencias. Los activistas de derechos homosexuales expresaron su disgusto, y los titulares reflejaron sus opiniones.

Este tipo de respuesta de la prensa es precisamente lo que la iniciativa Catholic Voices de la Unión Católica de Gran Bretaña intentará prevenir cuando el Santo Padre visite el Reino Unido en septiembre.

Será “una oficina ‘autorizada pero no oficial’ de portavoces católicos adecuados e instruidos” preparados para hablar a la prensa sobre lo que el Papa está diciendo de verdad y sobre otros temas relacionados.

Preparados para los proyectores

Se preparará a unas 25 personas con sesiones de información dos veces al mes impartidas por “expertos en temas polémicos que probablemente reciban la luz de los proyectores durante la visita papal”, anunciaba una declaración del grupo. “Recibirán también sesiones de preparación de tres días sobre medios durante estos meses, y concluirán su formación con un retiro residencial en verano en la Abadía de Worth”.

Catholic Voices es independiente de la conferencia episcopal, pero aprobada por ella.

Los patrones del proyecto son el presidente de la Catholic Union of Great Britain, Lord Daniel Brennan, y el abad de Worth, Christopher Jamison.

El comunicado del proyecto observaba que el Santo Padre tuvo otro mensaje el día 1 de febrero que no generó noticia alguna.

Invitó a los obispos a que insistieran en su derecho “a participar en el debate nacional mediante un diálogo respetuoso con otros miembros de la sociedad” y a “aprovechar los importantes dones de los fieles laicos en Inglaterra y Gales y procurad que se preparen bien para transmitir la fe a las nuevas generaciones de manera esmerada e íntegra, y con una viva conciencia de que de ese modo están desempeñando su papel en la misión de la Iglesia”.

Según el abad Jamison, “el discurso del Papa Benedicto a nuestros obispos en Roma muestra lo importante y necesario que es este proyecto”.

Mediante los medios

Catholic Voices no navegará en aguas desconocidas.

Jack Valero y Austen Ivereigh coordinarán el proyecto, junto a Kathleen Griffin, antiguo productor de la BBC y preparador con experiencia en los medios.

Valero e Ivereigh ya coordinaron un proyecto similar: el Grupo de Respuesta al Código da Vinci.

“El Grupo de Respuesta al Código da Vinci generó una cobertura positiva de la Iglesia a partir de un comienzo poco prometedor de una novela descaradamente engañosa. Esto muestra lo que es posible lograr a condición de que se evite la agresión defensiva por un lado y el entusiasmo ingenuo por otro”, afirmaba el abad Christopher.

Según Lord Brennan, el equipo de Catholic Voices será una “buena mezcla”. “Algunos pueden tener un conocimiento o habilidad particular, pero estamos buscando sobre todo caras frescas, gente que esté dispuesta a prepararse en cómo exponer sus opiniones en las rápidas ráfagas de las entrevistas y debates”.

Y el proyecto ha tomado la declaración de su misión de alguien que promete ser una estrella de la visita papal: el cardenal John Henry Newman, que se espera que sea beatificado por el Papa en su estancia en Inglaterra.

Catholic Voices se ha sumado al deseo del cardenal Newman de “un laicado no arrogante, ni precipitado en sus palabras, sino hombres (y mujeres) que conozcan su religión, que entren en ella, que sepan dónde están, que sepan lo que sostienen y lo que no, que conozcan su credo tan bien que puedan dar razón de él, que sepan tanta historia que lo puedan defender. Quiero un laicado inteligente, bien instruido – deseo (…) ampliar su conocimiento, cultivar su razón, para lograr una visión de la relación de una verdad con otra verdad, para aprender a ver las cosas como son, para comprender cómo fe y razón están una junto a otra, cuáles son las bases y principios del catolicismo”.

--- --- ---

En la red:

Catholic Voices: www.catholicvoices.org.uk