Los cristianos, unidos para mostrar la importancia de la figura del padre

Entrevista con el director del programa “Focus on the Family”

| 2145 hits

FILADELFIA, lunes 23 de agosto de 2010 (ZENIT.org).- Los cristianos están unidos en afirmar la importancia de la paternidad y las verdades de las enseñanzas de Juan Pablo II sobre la teología del cuerpo, afirma Glenn Stanton, quien trabajó durante cuatro años como consultor de la administración del presidente George W. Bush en cuestiones sobre la familia.

Stanton, director de los estudios de formación familiar de Focus on the Family, una organización cristiana evangélica, condeció una entrevista a ZENIT durante el Congreso Nacional sobre Teología del Cuerpo en Filadelfia (Estados Unidos), en el que participó.

Este congreso se celebró del 28 al 30 del pasado julio en la archidiócesis de Filadelfia, organizado por el Theology of the Body Institute, una institución católica dedicada a la teología del cuerpo del papa Juan Pablo II.

Stanton ha escrito y colaborado en muchos libros, incluyendo: Why Marriage Matters: Reasons to Believe in Marriage in Postmodern Society [Por qué el matrimonio importa: razones para creer en el matrimonio en la sociedad postmoderna] (1997), Marriage on Trial: The Case Against Same-Sex Marriage and Parenting [El matrimonio a juicio: el caso contra el matrimonio y la paternidad entre personas del mismo sexo] (2004), y Beyond Pink and Blue: Raising Gender Healthy Kids…And Parents Too [Más allá del rosa y el azul: criar hijos con una sana identidad de género... y también padres], que será publicada este año por la editorial Waterbrook.

En esta entrevista concedida a ZENIT, habló sobre su experiencia de trabajo con el programa gubernamental Head Start, así como su trabajo actual en una organización cristiana evangélica, y cómo Juan Pablo II ha impactado en ambos.

-¿Puede decirnos algo sobre su trabajo con la administración Bush, y cómo sus estudios de las enseñanzas sobre la teología del cuerpo de Juan Pablo II contribuyeron al mismo?

Stanton: El trabajo con la administración Bush fue muy divertido. Principalmente trabajé con el programa Head Start.

El presidente Bush quería usar el Head Start, por un lado, como una manera de hacer que los padres se involucraran más con sus hijos. Nos dimos cuenta de que si queríamos ayudar a esos niños, teníamos que lograr que sus padres se involucrasen. De hecho hubo una gran recepción entre la gente que trabajaba con el Head Start.

Hemos trabajado para crear los fundamentos de por qué el padre es importante, y utilizamos gran cantidad de buen material sobre la teología del cuerpo.

Utilizamos estas ideas en una especie de nivel laico para ofrecer explicación de por qué los niños no sólo necesitan un progenitor amoroso o incluso dos progenitores amorosos, sino específicamente una madre y un padre.

Explicamos cómo, de la misma forma que se necesitan una madre y un padre para crear un niño, también se necesitan una madre y un padre para crear un ser humano de ese niño, en el sentido de un desarrollo pleno.

Hicimos una conferencia nacional en Dallas y creamos materiales para ayudar a educar a la gente de Head Start sobre cuestiones de paternidad, por qué las mamás necesitan a los papás y por qué los niños necesitan a los padres.

Lo curioso es que anteriormente la administración de Bill Clinton también hizo cosas buenas sobre la paternidad, aunque no con Head Start, aunque él en realidad parecía entenderlo.

Luego tenemos al presidente Barack Obama haciendo algunas cosas controvertidas en muchos aspectos, pero al menos habla muy claramente acerca de la importancia de los padres. Lamentablemente algunas de las políticas no siguen lo que dice, pero puedo citar lo que dice sobre la ausencia de su propio padre y lo que esta ausencia paternal provoca.

Por tanto es un tema que interesa a ambas partes, aunque las soluciones tiendan a ser más partidistas.

- ¿Cree usted que la sociedad valora más que antes el papel de los padres?

Stanton: En muchos aspectos, absolutamente - Tiendo a ser más que optimista. Creo que es en gran medida, por desgracia, porque nos han sido denegados.

Hemos vivido mucho tiempo sin padres. Mirando a esta generación que llega ahora a la mayoría de edad, no son el tipo de personas que dicen: "Sí, yo no tenía un padre, pero no importaba”. Importaba y de una manera enorme.

Por otra parte, el Atlantic Monthly publicaba hace poco una historia - fue el tema de portada: "¿Son necesarios los hombres?" Tenían una barra lateral que decía: "¿Son necesarios los padres?" Y llegaron a la conclusión, basada en una investigación horrible que se hizo con parejas lesbianas, que los padres no son necesarios.

Por supuesto, podemos tender demasiado a seguir el punto de vista negativo. Pero todos los chicos que están creciendo sin padres, Barack Obama incluido, no dicen: "Los padres no tienen importancia".

Los padres importan y estas idas no son meramente intelectuales. Son profundamente personales. Cuando criamos hijos sin padres, esto deja una gran huella en ellos.

Tenemos que creer nuestros propios argumentos. Nos desafía a decir que sí, que esto realmente importa.

En ese sentido, soy muy positivo, en que los humanos se mueven hacia lo que son, y la gente busca lo que se les ha negado. Y gente como nosotros que trabaja sobre la teología del cuerpo, si podemos a ayudar a explicar por qué estas cosas importan, tendremos un buen auditorio.

- ¿Cree usted entonces que las enseñanzas de la teología del cuerpo son la respuesta?

Stanton: Así lo creo. Y de nuevo, el papa Juan Pablo II lo hizo maravillosamente, y Benedicto XVI lo está haciendo maravillosamente también.

Uno puede dcir cosas verdaderas, y eso es algo, pero si hablas al corazón humano tiene un impacto enorme. Eso es lo que tenemos que aprender a hacer.

Cualquier persona puede proclamar la verdad. Pero lo importante es conectar con las personas y tocarles.

Pensamos en el papa Juan Pablo II como en un importante profesor, pero la gente diría, y George Weigel lo dice en su biografía, que había oído una y otra vez que nadie jamás había conocido un oyente más intenso que él. Nuestra capacidad de escuchar es muchas veces la forma como conectamos con la gente.

-¿Cuál ha sido la recepción de la teología del cuerpo en otros círculos cristianos?

Stanton: Gran parte de la acogida es la curiosidad, una curiosidad muy positiva.

Nosotros los evangélicos nos enorgullecemos de ser gente de Biblia, pero no tenemos mucha comprensión bíblica de lo que es la familia. Tenemos quizás un par de versículos aquí y allí, pero unos cuantos versículos no hacen una teología, no hacen un relato.

Este constituye un gran interés para muchos evangélicos con los que trabajo y hablo: usar la teología del cuerpo para mostrar que hay un relato desde el primero capítulo del Génesis hasta el último del Apocalipsis, que el matrimonio es una gran cosa.

Existe interés en la idea de que la Encarnación de Cristo, el sacrificio de Cristo en la Cruz, y la Ascnsión de Cristo, él las realizó con toda su corporeidad, y que esto tiene relación con el hecho de que tenemos un cuerpo, y el sentido de para qué son nuestros cuerpos.

Cuando Efesios capítulo 5 habla sobre que los maridos sean para sus esposas como Cristo lo fue para la Iglesia, esto no es un sentimentalismo barato. Es una auténtica verdad teológica, una realidad, y ¿cómo conecta uno con esto?

Cuando se pone todo esto junto ante los evangélicos, se quedan muy impresionados.

Muchos evangélicos pesarán que los católicos echan una ojeada a sus Biblias muy de cuando en cuando, pero cuando uno lee la enseñanza de Juan Pablo II, es inmensamente rica con las Escrituras, mucho más rica – y esto no es una exageración – que incluso el mejor profesor evangélico que se haya acercado alguna vez a tocar este tema.

Es como si saliera el sol por el este para ellos, y todo se les acabase de iluminar y lo supieran. Ellos tienen que superar un poco toda esa otra clase de adornos a la que no están acostumbrados, pero es la luz brillante de la enseñanza mismay la forma en que ilumina las verdades lo que ellos aprecian mucho.

Ellos están muy interesados: ¿Cuál es el lugar de Cristo? ¿Cuál es el relato bíblico? ¿Cuál es toda la narración de principio a fin y cómo que se conecta con la familia?

-¿Diría usted que su actitud hacia la teología del cuerpo y estas ideas es radical en comparación con el resto de las personas que trabajan con usted?

Stanton: No lo es. De hecho en mi oficina tengo dos bonitas fotogrsfías en blanco y negro del papa Juan Pablo II, una de cuando era un sacerdote joven y otra de cuando era papa. La gente viene a mi oficina y les intriga. Es una curiosidad para ellos.

Es algo que va más allá de lo que conocen, pero ellos saben que está en la corriente en la que ellos están, la fe seria. Por eso es positivo. Y a mí me encanta ver esto.

-¿Cuáles son los puntos principales que usted ve reflejados en él?

Stanton: Cuando el Papa Juan Pablo II murió, hicimos dos días de emisión en él debido a su trabajo en temas sobre la vida, su postura sobre la pureza sexual.

Era un lider mundial que se mantuvo en pie por las cosas por las que nosotros luchamos. Existe la idea de que todos creemos en general lo mismo y que trabajamos juntos en este sentido.

Entre católicos y evangélicos no ha habido una conexión tan fuerte con la teología del cuerpo como la ha habido en otras cuestiones, pero está creciendo.

Contacté por e-mail a una persona antes de venir al congreso, diciéndole que venía para el congreso sobre teología del cuerpo, y éste me dijo: “Ah, bien, porque tendrá un impacto positivo en otro proyecto en que estamos trabajando". Fue bueno para mí ver que hay una conexión y una identificación positiva, con alguien con quien nunca había hablado del tema. Es contagioso y va más allá de Focus on the Family, y esto es muy positivo.

Hubiera querido que Focus on the Family estuviese aquí de forma más significativa. Creo que mucha de nuestra gente que no sabe nada sobre esto habría vuelto a casa diciendo: “Esta gente es como nosotros”.

En ese sentido, hay un gran futuro ante nosotros en términos de cómo construir una relación y una interacción muy positiva y buena, y eso es lo que estoy emocionado de poder hacer.



Por Genevieve Pollock, traducción del inglés por Inma Álvarez