Los desafíos de los obispos del Norte de África

Analizan en particular la situación en Túnez y Egipto

| 1647 hits

ARGEL, viernes, 4 de febrero de 2011 (ZENIT.-org).- Publicamos el comunicado que ha emitido la Conferencia Episcopal de la Región Norte de África (CERNA), tras la reunión que han mantenido en Árgel.

* * *

La Conferencia Episcopal de la Región Norte de África (CERNA) se ha reunido en Argel, del 29 de enero al 2 de febrero de 2011. Han participado los obispos de la región y sus vicarios generales: el padre Mario Leon Dorado, administrador de la prefectura apostólica de Laâyoune, no ha podido venir por razones de salud. Monseñor Vincent Landel, arzobispo de Rabat y presidente de la CERNA dirigió esta reunión. El padre Piotr Tarnawski, secretario de la nunciatura de Argel, representó al nuncio apostólico en Argel. Monseñor Domenico Mogavero, obispo de Mazara del Vallo en Sicilia, vecino europeo del Magreb, concedió el honor y la alegría de participar activamente en las sesiones de trabajo, un signo de comunión entre nuestras Iglesias.

Un largo intercambio sobre la situación de los diferentes países y de sus Iglesias ha ocupado las primeras 36 horas de las sesiones de trabajo. Ha permitido tener en cuenta los serios acontecimientos que tienen lugar actualmente en el mundo árabe, en particular en Túnez, pero también en Egipto y otros países, y hacer un primer discernimiento.

Los obispos de la CERNA reconocen en los acontecimientos que tienen lugar actualmente en Túnez, Egipto...., una reivindicación de libertad y de dignidad, especialmente por parte de jóvenes generaciones de la región, que se traduce en la voluntad de que todos sean reconocidos como ciudadanos, y ciudadanos responsables. Retomando el mensaje del Santo Padre para el 1 de enero de 2011, "Libertad religiosa, camino para la paz", e iluminados por él, reconocen que la libertad religiosa es la garantía de un respeto completo y recíproco entre las personas. Se traduce ante todo en la libertad de conciencia, reconocida a toda persona, la libertad de buscar la verdad. Supone el respeto del otro, de su dignidad, fundamento de la legitimidad moral de toda norma social o jurídica. La libertad de conciencia y la ciudadanía estarán sin duda cada vez más en el corazón del diálogo entre los creyentes musulmanes y cristianos que viven en Magreb.

Un amplio panorama de lo que están viviendo las Iglesias del Magreb revela el espíritu de comunión que las une: la voluntad de ser Iglesia al servicio:

--Al servicio pastoral de los cristianos que viven en estos países, en la mayoría de los casos extranjeros venidos durante varios años para trabajar, por razones de estudio o razones de migración. La CERNA está preocupada por la situación con frecuencia dramática de migrantes clandestinos; alienta los esfuerzos de quienes luchan contra las causas de la emigración; y los cristianos hacen todo los posible para humanizar las condiciones de vida de los migrantes.

--Al servicio de habitantes esencialmente musulmanes de países en que viven estas Iglesias, de su desarrollo y de sus aspiraciones a una mayor dignidad. Subrayan la calidad de lazos de amistad que se entretejen con los ciudadanos de estos países, y testimonian con alegría ocasiones cada vez más numerosas de entablar estos lazos: sí, el diálogo islámico-cristiano es posible, el compromiso común al servicio de las personas más necesitadas, el trabajo con las asociaciones de las sociedades civiles del Magreb permiten aprender a conocerse, no sólo a tolerarse, sino también a respetarse y comprenderse en la búsqueda de la voluntad de Dios.

Los cuatro delegados de la CERNA en el Sínodo de los Obispos sobre Oriente Medio informaron sobre su participación como miembros de pleno derecho. Fue una gran experiencia de Iglesia, destinada a apoyar las comunidades cristianas de Oriente Medio que, en las circunstancias políticas actuales, con frecuencia están marginadas o incluso perseguidas. Han percibido cómo el diálogo islámico-cristiano se vive en estas regiones de manera muy diferente del Magreb y hasta qué punto es necesario vivir estos momentos de intercambio entre Iglesias para progresar en este desafío esencial que es el de la paz.

Los miembros de la CERNA han profundizado en la cuestión difícil del futuro de sus Iglesias:

--Constatan con inquietud la falta de renovación de sacerdotes, religiosos o religiosas de cultura árabe, y en ciertos países, la dificultad para recibir visas. Experimentan como un don la llegada de nuevas congregaciones, sacerdotes Fidei Donum de todos los continentes, en particular de Iglesias de África o de Asia, miembros de "nuevas comunidades", laicos comprometidos; subrayan su generosidad, su integración más fácil cuando pueden encontrar un trabajo social o implicarse en asociaciones de desarrollo; se preguntan cuál es la mejor manera de ayudar a estos agentes pastorales para que perciban la importancia de la presencia de la Iglesia en el Magreb.

-Han evocado la presencia de numerosos estudiantes procedentes de todos los países de África, que constituyen con frecuencia la parte esencial de las comunidades cristianas y ofrecen su dinamismo, y encuentran con alegría la posibilidad de asumirse sus responsabilidades de bautizados. La CERNA ha organizado su participación en la comisión mixta entre Iglesias del Magreb y de Europa sobre la pastoral de los emigrantes en mayo de 2011, y en el congreso mundial de pastoral para los estudiantes internacionales en Roma, en noviembre de 2011.

--Los obispos de la CERNA constatan grandes evoluciones en los países y las Iglesias del Magreb, y experimentan la necesidad de una reflexión profunda sobre el sentido de la presencia y el testimonio evangélico de los cristianos en el Magreb.

Monseñor Georger, delegado de la CERNA en la CEFTL (Comisión Episcopal Francófona para las Traducciones Litúrgicas) ha informado sobre el avance de la nueva versión francesa del misal romano. Los obispos han votado algunos puntos específicos para su traducción en francés.

Con mucha emoción, los miembros de la CERNA han visitado, bajo la nieve, el monasterio de Notre-Dame de Tibhirine, han rezado en la capilla en la que los hermanos cantaron los salmos y buscaron la voluntad del Señor para quien "no hay amor más grande que el de dar la vida por sus amigos", se recogieron ante las tumbas de los hermanos, y se alegraron de que el monasterio se convierta cada vez más en un lugar de recogimiento. La película "De dioses y hombres" permite a muchos percibir el sentido de una presencia de Iglesia en el Magreb.

El 2 de febrero en la noche, fiesta de la Presentación del Señor, la CERNA se reunió en torno a monseñor Ghaleb Bader para celebrar solemnemente, con toda la comunidad cristiana, la inauguración de la Basílica Nuestra Señora de África, magníficamente renovada. Fue un momento intenso de oración y acción de gracias por el trabajo del Espíritu en este continente africano, de súplica para que siga apoyando la presencia humilde y de servicio de la Iglesia en el Magreb, y también de maravilla por el hermoso trabajo de renovación de esta basílica, tan amada por los argelinos.

La próxima reunión de la CERNA tendrá lugar en Túnez del 12 al 17 de noviembre de 2011.



+ Vincent LANDEL

Arzobispo de Rabat, presidente de la CERNA

Argel, 2 de febrero de 2011



[Traducción del original en francés realizada por Jesús Colina]