Los efectos secundarios de los anticonceptivos

Nuevos estudios constatan una reocupación creciente

| 1580 hits

WASHINGTON, sábado, 15 enero 2005 (ZENIT.org).- Aunque los gobiernos y las organizaciones de planificación familiar siguen apoyando los anticonceptivos, surgen nuevas evidencias sobre los peligrosos efectos secundarios. En Inglaterra, la ministra para la infancia, Margaret Hodge, declaraba que estaba a favor de anticonceptivos inyectables para las colegialas, informaba el 16 de noviembre la BBC.



«Lo que es verdaderamente interesante es esta inyección anticonceptiva», declaraba. «Si la gente va a tener sexo, no querrás que tengan bebés a tal edad».

El entusiasmo de Hodge por los anticonceptivos se da de bruces con las advertencias científicas. El 23 de agosto, Reuters informaba de la investigación de un equipo de la Universidad de Carolina del Norte y de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Las mujeres que utilizan el anticonceptivo inyectable Depro-Provera tienen un mayor porcentaje de enfermedades de transmisión sexual, concluían.

Charles Morrison, del Family Health Internacional, afirmaba que se necesita investigar más, pero es posible que el Depro-Provera en sí mismo cause una predisposición a las enfermedades de transmisión sexual. «Debemos supervisar las diferencias en el uso del condón, las diferencias de la multiplicidad de compañeros sexuales, las diferencias en el número de actos coitales», declaraba a Reuters.

Depo-Provera también está siendo examinado por la Administración de Estados Unidos para los Alimentos y Medicamentos (FDA). La agencia ha establecido ahora que el medicamento debe llevar una advertencia especial de que su uso prolongado puede causar una pérdida significativa de densidad ósea, informaba el 17 de noviembre Associated Press.

Poco después del anuncio de la FDA, otro estudio confirmaba el problema de la pérdida ósea debida al Depro-Provera, informaba Reuters el 23 de diciembre. Investigadores de la Universidad de Iowa compararon a 178 mujeres que usaban la inyección con 145 mujeres que no usaban anticonceptivos hormonales.

La densidad media ósea en la cadera cayó un 2,8% en un año después de comenzar el uso del Depo-Provera y un 5,8% después de dos años. La pérdida de masa ósea en la espina dorsal fue parecida. Cifras a comparar con la media de pérdida ósea de menos de un 0,9% en el grupo de control.

Efectos secundarios mortales
Otro anticonceptivo con consecuencias problemáticas es el así llamado parche. El 4 de abril pasado el New York Post informaba sobre el caso de Zakiya Kennedy, de 18 años, que murió como resultado de coágulos de sangre, formados como resultado de su parche anticonceptivo. Había cambiado de utilizar píldoras anticonceptivas al parche unas tres semanas antes de su muerte.

El periódico siguió el suceso con un reportaje el 19 de septiembre ligando el parche Ortho Evra, el único comercializado en Estados Unidos, a las muertes de al menos 17 mujeres en los pasados dos años. El artículo añadía que se apunta que otras mujeres que han usado el parche han sufrido complicaciones, incluyendo 21 caso de «amenazas de muerte» por coágulos de sangre y otros males. Los datos salían de informes de la FDA obtenidos por el periódico.

El artículo añadía que el fabricante anuncia que el parche ha sido utilizado por 4 millones de mujeres americanas desde que se puso a la venta en el 2002. Un portavoz de la empresa comentaba que las enfermedades y muertes «coinciden con los riesgos para la salud» de la píldora, que se dice que mata entre un 0,3 y un 1,9 de cada 100.000 mujeres que la usan entre los 15 y los 29 años.

La preocupación por los riesgos para la salud de otro anticonceptivo forzó hace pocos días a la FDA a dar el paso de corregir un anuncio televisivo. Reuters informó el 30 de diciembre que la FDA advirtió a Barr Pharmaceuticals que sus anuncios de las píldoras Seasonale no añadían la mención del efecto secundario de un sangrado frecuente e importante.

La FDA advirtió a la compañía que su anuncio engañaba a los consumidores al excluir esta información, al hacer que la píldora de control de natalidad pareciera más segura. La advertencia se hizo en una carta a la compañía hecha pública por la FDA el 29 de diciembre. Además de los problemas de sangrado, la etiqueta de la píldora advierte de otros efectos secundarios pueden incluir coágulos de sangre, ataques al corazón y apoplejías. Pero los anuncios, observaba la FDA, utilizan «visualizaciones irresistibles» y «rápidos cambios de escena» junto con otras técnicas que distraen de la información de advertencia.

Buenas noticias que resultan falsas
Un reportaje reciente parecía que de primeras refutaba las preocupaciones por la salud suscitadas por los anticonceptivos. El periódico británico Guardian del 26 de octubre observaba que algunos estudios habían concluido que la píldora podría ayudar a proteger a las mujeres de enfermedades de corazón y apoplejías. Además, otro estudio sobre mujeres en América concluía que la píldora no aumentaba el riesgo de cáncer de pecho o cervical.

Estos resultados fueron presentados en la conferencia de Filadelfia de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva el pasado octubre. Los datos provenían del estudio en curso Women’s Health Initiative (WHI), que seguía las huellas de más de 160.000 mujeres.

El reportaje del Guardian se mostraba escéptico ante las noticias positivas. Observaba que el estudio WHI había presentado previamente datos que ligaban el tratamiento de hormonas sustitutivas con creciente riesgo de cáncer de pecho, enfermedades de corazón y apoplejías. La píldora anticonceptiva y este tratamiento eran prácticamente lo mismo, observaba el artículo.

Las dudas fueron proféticas. El 27 de noviembre el Times de Londres informaba que el WHI había rechazado los descubrimientos a partir de sus datos y presentó una retractación.

Jacques Rossouw, director ejecutivo del WHI, admitió ante el Times que el estudio carecía de credibilidad. «Los investigadores sólo han considerado los datos de líneas básicas, datos que son muy pobres», afirmaba. «Es por lo que los descubrimientos parecían tan raros. Esta clase de resultados son apenas creíbles».

El Times continuó con esta historia en otro artículo, el 13 de diciembre, que advertía de un mayor riesgo de apoplejías en las mujeres que tomaban la píldora. Basándose en un estudio de más de 5.000 personas, investigadores de Canadá, Estados Unidos y España habían concluido que quienes sufren migrañas y tomen la píldora tenían ocho veces más probabilidades de sufrir una apoplejía que quienes no la tomaban. El Times añadía que las migrañas afectan a cerca de 6 millones de personas en Gran Bretaña, estando las mujeres más afectadas por este problema.

La así llamada píldora del día después también se asocia con problemas de salud. Un reportaje del 30 de julio en la Medical News Today resumía los descubrimientos de un estudio publicado por el Dr. Gene Rudd en el número de septiembre de Annals of Pharmacotherapy.

El pasado 22 de julio, Barr Laboratories reclamó a la Administración de Estados Unidos para los Alimentos y Medicamentos (FDA) la aprobación para que Plan B fuera accesible sin receta, tras el primer rechazo del FDA. El artículo de Rudd contiene datos que sostienen que el fácil acceso a Plan B podría poner en riesgo la salud de muchas mujeres.

Rudd hacía notar que el acceso sin prescripción a Plan B podría alejar a las mujeres de las consultas médicas y de los cuidados apropiados y completos. Además, Plan B podría animar a comportamientos de riesgo tales como sexo «sin protección» que aumentarían la extensión de enfermedades de transmisión sexual.

Las preocupaciones de salud no se limitaban sólo a los anticonceptivos. La píldora abortiva RU-486 ha sido ligada a algunas muertes. Un caso muy conocido fue la muerte en 2003 de Holly Patterson, una californiana de 18 años que sucumbió a una septicemia tras ingerir la RU-486.

El padre de Holly, Monty Patterson, declaró que la FDA debería prohibir la píldora abortiva tras haberse relacionado una tercera muerte con su consumo, informó el 16 de noviembre Associated Press. Aquel mismo día, el New York Times informó que la FDA había pedido que se reforzara la etiqueta de advertencia de la RU-486.

En un artículo de opinión publicado el 19 de noviembre en el New York Times, Donna Harrison, ginecóloga obstétrica y miembro de la Asociación Americana de Obstétricos y Ginecólogos Pro-Vida, acusaba a las autoridades de haber dado luz verde a la píldora abortiva en el año 2000 debido a interferencias políticas de la administración Clinton.

Explicaba que los documentos obtenidos recientemente, gracias a la Ley de Libertad de Información, revelan que la administración Clinton «presionó para que la RU-486 fuera aprobada antes de las elecciones del 2000 a pesar de la carencia de datos disponibles que demostraran su seguridad». Una noticia que puede que llegue demasiado tarde, al menos para un puñado de usuarias de la RU-486.