Los enfermeros, caricias de Dios para el que sufre

El Consejo de Enfermeros de España homenajea a la Universidad Católica de Murcia

| 837 hits

MURCIA, 13 marzo 2003 (ZENIT.org).- El Consejo de Enfermeros españoles ha condecorado hoy a la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y a su presidente, José Luis Mendoza, con la betera de plata, la más alta distinción honorífica de este gremio, y el collar de oro de la enfermería española.



Mendoza ha afirmado, durante la condecoración, que «la enfermería es una vocación de entrega y amor de servicio a los demás, la mayor vocación de los enfermeros es la de amar a los enfermos».

Según el presidente, «la gloria de esta condecoración es para Cristo, que es el que nos ha enseñado dónde está la verdadera vida. Los profesionales sanitarios que se forman en la Universidad Católica de Murcia deben transmitir el amor de Dios al hombre, especialmente al hombre enfermo. El objetivo de crear esta Universidad ha sido eminentemente evangelizador, y aquí tenemos los resultados».

Esta condecoración ha sido concedida sólo en cinco ocasiones en los últimos cien años, a personalidades del Gobierno, del ámbito científico y del profesional. José Luis Mendoza la ha recibido en reconocimiento «a su trayectoria en el área de las ciencias de la salud y por haber allanado el camino hacia la licenciatura a cientos de enfermeros». Otro de los condecorados anteriormente fue la orden de San Juan de Dios.

Según Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería de España, asociación que reúne a los colegios profesionales de enfermeros, «los profesionales de la enfermería compartimos la visión y los objetivos de la Universidad Católica porque también basamos nuestros principios en la dignidad del ser humano».

Estuvieron presentes el obispo de Cartagena, Monseñor Ureña, y el arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Antonio Cañizares.